Publicidad

Tendemos a gastar más dinero si usamos billetes usados en vez de nuevos

Tendemos a gastar más dinero si usamos billetes usados en vez de nuevos
1 comentario

Publicidad

Un billete de veinte euros puede ser más o menos valioso para nosotros en función de lo nuevo que esté el billete.

Si está muy nuevo, si es un billete recién salido del banco, entonces esos 20 euros nos parecerán muchos más. Si está arrugado y manoseado, si está muy gastado, entonces esos 20 euros nos parecerán bastantes menos.

Efecto valor

En un estudio publicado en el Journal of Consumer Research, dos investigadores especializados en marketing estudiaron cómo la apariencia de un billete afecta al valor que subjetivamente le otorgamos.

Tal y como explica Pierre Barthélémy en su libro Experimentos de ciencia improbable, a un grupo de personas se les ofreció diez dólares por resolver una serie de anagramas. A los que lo lograron, entonces, se les ofreció un doble o nada:

Si resolvían un último anagrama, ganarían un billete de veinte dólares (nuevo o usado, según el caso) que se les mostraba; si no, perderían la recompensa. Podían también declinar la oferta y marcharse con el dinero que ya habían conseguido. Resultado: más de dos tercios de quienes habían recibido el billete de diez usado y se enfrentaban a la promesa de uno de veinte nuevecito probaban suerte. Por el contrario, quienes tenían en su poder un lustroso billete de diez y podían ganar uno de veinte usado se mostraban más reaciones, a razón de tres cada diez sujetos.

Otros experimientos similares realizados por estosi investigadores arrojaban siempre la misma tendencia: los billetes usados eran menospreciados por más gente, como si valieran menos.
Imagen | Cooperweb

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir