Publicidad

Ratas a la carrera: cómo sienten placer cuando aprenden a realizar mejor una habilidad como conducir este coche de plástico

Ratas a la carrera: cómo sienten placer cuando aprenden a realizar mejor una habilidad como conducir este coche de plástico
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Un estudio publicado en Behavioral Brain Research ha pues en evidencia una habilidad de las ratas que no conocíamos: conducir pequeños coches para recuperar sabrosos dulces.

Un equipo de investigadores dirigido por Kelly Lambert, un neurocientífico conductual de la Universidad de Richmond, pasó semanas enseñando a las ratas a conducir un "vehículo operado por roedores" hecho a mano. Parece divertido, ¿verdad? Lo es, pero el experimento tiene otras implicaciones.

Implicaciones

Todo este estudio estaba más orientado a otra cosa, además de que pareciera divertido: lo que el experimento nos puede decir sobre la capacidad de los animales para aprender tareas complejas y las implicaciones resultantes para el estudio de enfermedades neurológicas humanas y enfermedades psiquiátricas.

Aunque investigaciones anteriores han demostrado que las ratas son capaces de realizar una variedad de tareas diferentes, como reconocer objetos, esto va un punto más allá. Para comprobarlo, se construyó un coche con un recipiente de plástico y usaron dos grupos de ratas para conducirlo. Uno había sido criado en condiciones de laboratorio estándar, el otro en un "ambiente enriquecido" con muchos juguetes, escaleras y otros objetos para estimulación mental.

La idea era proporcionar a algunos de los sujetos roedores un hogar que se asemeje más a su hábitat natural. Como explican los autores del estudio, "se ha demostrado que el enriquecimiento ambiental afecta el rendimiento del aprendizaje de las ratas en tareas espaciales, así como mejora la complejidad del hipocampo y la resistencia emocional".

Las distancias que las ratas tuvieron que recorrer aumentaron a medida que avanzaba el entrenamiento.

Como sospecharon los investigadores, las ratas criadas en un entorno enriquecido "demostraron un aprendizaje más sólido en el rendimiento de conducción", y su interés en el automóvil persistió incluso en ausencia de recompensas de alimentos, lo que sugiere que los "animales enriquecidos pueden haber desarrollado un sistema de recompensa más comprometido durante todo el entrenamiento ”.

Los investigadores también analizaron las heces de los animales para medir la corticosterona, una hormona del estrés y la deshidroepiandrosterona, que se secreta en respuesta al estrés y, en humanos, se ha demostrado que mejora el estado de ánimo. En todos los animales involucrados en el experimento, la proporción de deshidroepiandrosterona a corticosterona aumentó con el entrenamiento. Esto, a su vez, puede sugerir que, al igual que los humanos, las ratas obtienen satisfacción al perfeccionar una nueva habilidad.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir