Compartir
Publicidad

¿Qué es el síndrome de París? Compensando carencias nacionales

¿Qué es el síndrome de París? Compensando carencias nacionales
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las cafeterías japonesas más caras y aspiracionales, las que pretenden que sus clientes se sientan con un mayor estatus que el resto, generalmente tienen nombres franceses. El 80% de las chicas japonesas fantasea con la idea de casarse en París. Louis Vuitton, en Japón, tiene un éxito apoteósico.

Sin embargo, toda esta pléyade de nipones que idealizan Francia, y en particular París, pueden ser víctimas del llamado síndrome de París cuando viajan como turistas a la capital francesa.

Una condición psiquiátrica infrecuente

El síndrome de París es una condición psiquiátrica infrecuente que afecta a alrededor de una docena de turistas japoneses que viajan a París.

Lo que ocurre con estos turistas es que llegan a la ciudad con unas altas expectativas románticas sobre el lugar, pero pueden acabar hospitalizados cuando descubren que los parisinos pueden ser maleducados o que la ciudad no cumple con las expectativas. El estrés que ello supone, al parecer, es demasiado para algunos japoneses.

El profesor Hiroaki Ota, un psiquiatra japonés que trabajaba en Francia, está acreditado como la primera persona que diagnosticó esta condición en 1986.

Eiffel Tower 1784212 960 720

Compensando valores nacionales

Solo los japoneses salen realmente muy afectados al comprobar que habían idealizado demasiado otra cultura, pero en general todos los países tienen referentes culturales extrajeros para compensar los elementos y emociones de las que carece la propia cultura o país.

Por ejemplo, la bandera de Suiza, cuya cruz blanca sobre fondo rojo aprece en muchas organizaciones vinculadas a la salud, farmacias y consultorios médicos, aparece tan representada y visible en Brasil como la propia bandera brasileña.

Un caso particularmente icónico es Italia, que es depositaria de muchas aspiraciones globales, japoneses incluidos. Ya sea la industria automovilística o la moda italiana. Hong Kong, en ese sentido, es la estrella, según el experto Martin Lindstrom en su libro Small Data:

Los restaurantes más populares y prestigiosos de Hong Kong tenían un tema en común: Italia y la comida italiana. Los cafés de mayor calidad en Hong Kong era italianos, y las reuniones y tratos de más alto nivel se producían en restaurantes italianos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos