Publicidad

Puedes sentir mucha empatía pero ser un psicópata y decidir no hacerle caso

Puedes sentir mucha empatía pero ser un psicópata y decidir no hacerle caso
2 comentarios

La empatía, la habilidad de ponernos en la piel ajena y que los padecimientos de otros nos acaben resultando casi propios, es una habilidad que también pueden exhibir los psicópatas. La diferencia es que ellos deciden no hacer caso a estas señales.

Las personas que obtienen puntajes altos en los rasgos de personalidad narcisismo, maquiavelismo y psicopatía pueden empatizar, pero generalmente carecen de la disposición para hacerlo, según un estudio reciente. Es decir, que perseguir que los psicópatas sean más empáticos no tendría demasiado efecto.

Psicopatía

El estudio, publicado en la revista Personality and Individual Differences, se basó en una encuesta de 278 participantes afiliados al campo de los recursos humanos.

Los resultados mostraron que las personas que obtuvieron un puntaje alto en los rasgos de personalidad de la "tríada oscura" tendían a estar de acuerdo con afirmaciones como "a veces no siento mucha pena por otras personas cuando tienen problemas" y "las desgracias de otras personas generalmente no me importan demasiado".

Para evaluar si estas personas poseían la capacidad de empatizar, todos los participantes completaron la Prueba de empatía multifacética (Multifaceted Empathy Test), en la que observaron imágenes de personas que expresaban diversas emociones y tuvieron que identificar qué emoción estaba experimentando cada persona. Aquellos que obtuvieron puntajes altos en rasgos psicopáticos lo hicieron tan bien como todos los demás.

Pero estas personas expresan una disposición mucho más baja a prestar su ayuda, posiblemente porque a menudo no les permite a lograr sus objetivos. Los resultados también mostraron que la capacidad cognitiva se asoció positivamente con la capacidad de empatizar.

La noción predominante había sido que los psicópatas son individuos insensibles, incapaces de sentir emociones por sí mismos y, por lo tanto, incapaces de sentir emociones en los demás. Este trabajo, sin embargo, sugiere que la situación no es tan simple. No les falta empatía, pero tienen un interruptor para encenderlo y apagarlo. Por defecto, parece estar apagado.

Esto nos conduce a preguntarnos si algún tratamiento podría convencer a los psicópatas para mantener ese interruptor en "encendido". También nacen nuevas preguntas sobre qué significa exactamente la empatía: solo porque los cerebros de los psicópatas puedan iluminarse de manera similar al ver las expresiones faciales, o simplemente porque pueden identificar ciertas emociones, no significa que realmente estén experimentando empatía normalmente. O quizá sí.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios