Las personas más egoístas no son las que ganan más dinero, son las personas más prosociales

Las personas más egoístas no son las que ganan más dinero, son las personas más prosociales
1 comentario

Investigaciones anteriores ya sugieren que ser prosocial (o altruista) en lugar de egoísta tiene consecuencias positivas para el bienestar psicológico, la salud física y las relaciones interpersonales.

Pero si hablamos a nivel puramente crematístico, entonces, según este estudio de 2020 publicado en Journal of Personality and Social Psychology, es más probable que una persona prosocial gane más dinero (y también tenga más hijos).

Dinero e hijos

El equipo de investigadores, dirigido por Kimmo Eriksson, de la Universidad de Estocolmo, comparó factores como el ingreso anual y el número de hijos biológicos. Se analizó una gran muestra de respuestas de 5.294 estadounidenses a la Encuesta Social General (GSS) de opinión pública entre 2002 y 2014, así como las respuestas europeas a la Encuesta Social Europea (ESS).

Los investigadores identificaron a las personas más egoístas por sus respuestas a varias preguntas de la encuesta. En general, aunque los investigadores encontraron que, en la percepción pública, el 68 por ciento de las personas creían que el egoísmo era un rasgo común de quienes ganaban más dinero, en realidad, las personas con actitudes y comportamientos desinteresados ​​tenían ingresos más altos y también más hijos.

El comportamiento humano puede estar motivado tanto por el altruismo como por consideraciones morales. Sin embargo, el comportamiento altruista puede ser la opción predeterminada en nuestros cerebros, como también sugiere un estudio de 2017 llevado a cabo por un equipo dirigido por Leonardo Christov-Moore, de UCLA. En él se halló un área de la corteza prefrontal que puede verse afectada específicamente para que las personas sean menos generosas.

Lo que no podemos saber con facilidad, con todo, es si las personas altruistas ganan más dinero porque son altruistas o, al ganar más dinero, se vuelven más altruistas. En cualquier caso, en esta víspera de Navidad, quizá deberíamos tratar de arrinconar un poco al señor Ebenezer Scrooge.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio