Compartir
Publicidad

Para ser productivo tienes que terminar un proyecto, no empezar muchos

Para ser productivo tienes que terminar un proyecto, no empezar muchos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A menudo confundimos estar trabajando con ser productivos. Si estamos echando horas no necesariamente estamos haciendo algo que nos conduzca a una meta realizable.

Por ello, las personas que inician muchos proyectos pero no acaban ninguno probablemente sientan que trabajan mucho, pero también puede que no estén siendo nada productivos, como explica Scott H. Young en The art of finish.

El arte de finalizar proyectos

Posponer la finalización de un proyecto se parece bastante a la postergación de los objetivos de un trabajo, así que es una suerte procrastinación. De hecho, enzarzarse en mejorar, pulir y aprender más sobre un proyecto puede ser una exquisita forma de posponer su conclusión, de fingir que estamos muy ocupados como para rematarlo.

A eso sumamos tareas paralelas, como llevar a cabo reuniones de trabajo, responder correos en el grupo, replantear detalles, reflexionar, reestructurar. Todo ello puede ser útil e incluso nos permite aprender y realizar un trabajo más idóneo, pero también son peligrosas trampas que, por abuso, finalmente nos condenan a una vorágine de trabajo estresante que no conduce a nada.

Para evitar estas trampas, debemos fijarnos objetivos diarios asumibles que debemos cumplir sin excusa, a no ser que la excusa esté muy justificada.

Technology 3190200 960 720

Imaginemos que queremos escribir un artículo. ¿Realmente el lector será capaz de apreciar todas las horas que hemos invertido en pulirno, reescribirlo y replantearlo? Máxime si estamos a punto de finiquitarlo, nos encontramos ya al 90%, pero lo dejamos como un borrador no publicado.

Igualmente, si en la realización de una tarea nos llega la oportunidad de participar en otro proyecto que nos parece más emocionante, debemos realizarnos una sencilla pregunta: ai no puedo comprometerme de manera realista con la cantidad de tiempo requerida para llevar el proyecto a ese estado, ¿será mejor que ponga toda mi energía en terminar proyectos en los que estoy trabajando actualmente?

Si la respuesta es sí, toma un lista de cosas por hacer, y empieza a completar tareas que has ido posponiendo durante días, semanas o meses empleando la técnica Pomodoro. Ello se traducirá en mayor productividad real, en menor estrés por todo el trabajo que queda por hacer y, finalmente, en una imagen general de ti mismo como de persona que cumple.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos