Publicidad

Los cuentos morales de siempre no aumentan la honestidad en los niños (o no todos)

Los cuentos morales de siempre no aumentan la honestidad en los niños (o no todos)
8 comentarios

Publicidad

Las enseñanzas morales que transmiten los cuentos clásicos se han considerado siempre muy útiles para enseñar a los niños acerca de las consecuencias de la mentira y de la virtud de la honestidad. Sin embargo, a pesar de su uso generalizado, no hay evidencia de si estas historias en realidad promueven la honestidad en los niños.

En un estudio publicado en Psychological Science se comparó la eficacia de cuatro clásicos con moraleja final en las que se promocian la honestidad a niños de entre tres y siete años de edad. Los resultados fueron los esperados: no se transmitían los valores morales, pero había una salvedad.

Kang Lee, del Dr. Eric Jackman Institute of Child Study de la Universidad de Toronto, llevó a cabo el estudio con 268 niños de entre tres y siete años. A los niños se les decía que debían adivinar la identidad de un juguete en función del ruido que hacía. Entonces, en mitad de la prueba, el experimentador abandonaba la habitación con la excusa de ir a buscar un libro, rogando al niño que no mirase el juguete escondido, que no hiciera trampas.

A regresar el experimentador a la sala, leía a los niños una historia uno de estos cuentos: "La tortuga y la liebre", "El niño que gritó lobo", "Pinocho" o "George Washington y el cerezo". Al finalizar el cuento, se les pedía que dijeran la verdad acerca de si habían mirado o no el juguete. Las historias de "Pinocho" y "El niño que gritó lobo" no lograron aumentar la honestidad de los niños. Por el contrario, la historia apócrifa de "George Washington y el cerezo" aumentó significativamente la honestidad.

Los resultados sugieren que la razón de la diferencia es que la historia de "George Washington" hace hincapié en las consecuencias positivas de la honestidad, mientras que las otras historias se preocupan más por las consecuencias negativas de la falta de honradez. Cuando la historia "George Washington" fue alterada para centrarse en las consecuencias negativas de la falta de honradez, también fracasó para promover la honestidad en los niños.

Vía | MarginalRevolution

Foto | Enrico Mazzanti (1850-1910)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir