Compartir
Publicidad

Los casados que ven pornografía tienen el doble de probabilidad de divorciarse

Los casados que ven pornografía tienen el doble de probabilidad de divorciarse
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las personas casadas (de ambos sexos) que empiezan a ver pornografía tienen dos veces más posibilidades de divorciarse unos años más tarde, según un estudio publicado en The Journal of Sex Research.

El estudio ha sido realizado por sociólogos de la Universidad de Oklahoma.

El problema de la pornografía

Según Samuel Perry, profesor asistente de sociología en la Universidad de Oklahoma, y autor principal de esta encuesta longitudinal sobre consumo de porno: "Nuestros resultados sugieren que ver la pornografía, bajo ciertas condiciones sociales, puede tener efectos negativos sobre la estabilidad marital".

Los encuestados fueron entrevistados tres veces acerca de su consumo de pornografía y su estado civil. Cada entrevista se realizado cada dos años entre 2006-2010, 2008-2012 y 2010-2014.

La estadística también reflejó que, cuanto más joven era la persona era cuando él o ella empezó a mirar la pornografía, más alta era la probabilidad de divorciarse en la siguiente encuesta. Sobre esta correlación, Perry señala:

Los estadounidenses más jóvenes tienden a ver pornografía más a menudo que los estadounidenses de más edad, y los estadounidenses de edad avanzada, en general, tienen matrimonios más estables, ya que tienden a ser más maduros, financieramente más establecidos y, probablemente, ya han invertido mucho más tiempo en la relación.

Bridal 636018 960 720

Curiosamente, también encontraron que el cese del uso de la pornografía se asociaba con un menor riesgo de divorcio para las mujeres.

Sin embargo, entre los hombres, la interrupción del uso de la pornografía no tuvo una asociación estadísticamente significativa, lo que los investigadores dijeron que podría ser debido al hecho de que los hombres tienden a ser más consistentes en su consumo de pornografía: al ser un tamaño muestral mucho más pequeño, era difícil establecer una conexión.

En un estudio anterior, el mismo autor afirmaba que observar atentamente imágenes pornográficas de forma esporádica puede traer como consecuencia un rechazo a la religión. Por el contrario, una frecuencia más alta (ocho o diez veces al mes) cambia la tendencia y propicia que la gente se vuelva más religiosa.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio