Compartir
Publicidad

La homosexualidad existe gracias al tabú de la homosexualidad (2/2)

La homosexualidad existe gracias al tabú de la homosexualidad (2/2)
Guardar
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de la polvareda levantada por el anterior parte del artículo, voy a centrarme ahora en la visión que tiene la memética acerca de la masturbación y el adulterio.

El tabú de la masturbación es uno de los tabúes sexuales más populares en muchas sociedades y, por tanto, con mayor carga memética. Recordamos que los memes, en muchos casos, pueden tener una influencia en el individuo semejante al que tienen los genes.

Son muchas las generaciones que han crecido pensando que si se masturbaban podrían salir muy mal parados. Pero lo cierto es que el impulso sexual juvenil es muy intenso. Sin masturbación no hay más que dos caminos: masturbarse con un sentimiento de culpa o concentrarse en el sexo vaginal.

Al aumentar el sexo vaginal, se incrementa también el número de descendencia a la cual se podrá transmitir el tabú de la masturbación, y así sucesivamente. El memetista norteamericano Aaron Lynch sugiere una explicación similar para el éxito del meme de la circuncisión, dado que esta práctica dificulta la masturbación pero no así el sexo vaginal.

Los tabúes referidos al adulterio funcionan de forma algo distinta. Se sugiere que está en el interés genético de todo individuo el persuadir a sus congéneres para que NO comentan adulterio mientras ellos sí lo hacen. En este caso transmiten a la vez los memes antiadulterio y los de la hipocresía.

Por esa razón los memes relacionados con el matrimonio son tan intensos y fáciles de interpretar: desde los trajes blancos y vaporosos o los ramos de flores hasta las ceremonias desfloramiento, pasando por los castigos que se infligen por cometer adulterio: todos ellos en aras de la ventaja biológica.

Las ideas y las creencias de la gente tienen mucho que decir acerca del sexo. Porque también es a través del sexo cómo se transmitirán esas ideas y creencias para las generaciones futuras. Esto se puede comprobar en muchas religiones, que a menudo tienen mucho que decir acerca de la intimidad de alcoba de sus acólitos. Tal y como refiere Susan Blackmore:

Una religión que promociona la familia numerosa asume la transmisión memética vertical, con lo cual produce una mayor descendencia para beneficio de dicha religión, y lo contrario sucede con la religión que recomienda limitar el número de hijos. Así, los memes religiosos devienen importantes manipuladores del éxito genético. El tabú del catolicismo acerca del control de natalidad ha resultado ser tremendamente eficaz para llenar el mundo de millones de católicos que educan a sus hijos en la creencia de que los condones y la píldora anticonceptiva son pecado y que Dios quiere que tengan tantos hijos como les sea posible.

Finalmente, aunque peque de perogrullesco, advertir que esta es sólo la visión de la memética. La realidad es más compleja y sólo se puede explicar satisfactoriamente desde una visión poliédrica.

Vía | 'La máquina de los memes', de Susan Blackmore

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos