Publicidad

Los introvertidos subestiman desproporcionadamente el desempeño de los extravertidos

Los introvertidos subestiman desproporcionadamente el desempeño de los extravertidos
1 comentario

A menudo parece que el mundo está dominado por los extrovertidos: la sociedad debe adaptarse a sus juicios, su forma de enfocar los problemas, su manera de socializar, etc. Por esa razón, son muchos los consejos que se ofrecen a las personas introvertidas para ser aceptados por los extrovertidos (o por un mundo extrovertido).

Sin embargo, la literatura científica sugiere que el proceso se puede ver justo a la inversa: los introvertidos también tienen su propio mundo y su forma de hacer las cosas, y también su propios sesgos a la hora de valorar las competencias de sus compañeros extrovertidos.

Sesgo de incompetencia

Dos estudios se realizaron en grupos de estudiantes para probar esta idea. El primero contó con estudiantes de MBA y el segundo con estudiantes en un programa de gestión.

En el primer estudio, los estudiantes completaron cuestionarios sobre grupos de pares con los que trabajaron durante un semestre. Los estudiantes introvertidos favorecían a sus compañeros introvertidos.

En el segundo estudio, los introvertidos en los grupos dieron evaluaciones más bajas y bonificaciones más pequeñas a los miembros extrovertidos del equipo, incluso cuando el rendimiento fue exactamente el mismo que los miembros del equipo introvertido.

Los rasgos de extroversión e introversión se transmitieron a través de perfiles y comentarios durante un juego online. Los resultados de ambos estudios se han publicado en el Academy of Management Journal.

Dicho de otro modo: no solo discriminamos o prejuzgamos a los demás por su etnia, su lengua, su religión, su estatura, su belleza y un conjunto inabarcable de diferencias importantes o no importantes. También lo hacemos incluso en nuestro grado de extroversión.

Por ello, los introvertidos conceptúan a los extrovertidos de un modo estereotipado, como también lo hacen los extrovertidos de los introvertidos: por ejemplo, considerando que se zambullen en libros porque son tímidos cuando quizá lo que ocurre es que no encuentran gente tan interesante como los libros:

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio