Publicidad

La gente que rehúye el contacto es más infeliz, pero ¿porque necesita más contacto o el contacto mismo le molesta?

La gente que rehúye el contacto es más infeliz, pero ¿porque necesita más contacto o el contacto mismo le molesta?
Sin comentarios

La frecuencia del contacto afectivo está asociada con el bienestar físico y psicológico, y quienes se ven privados de él sufren depresión, ansiedad y una serie de otras enfermedades.

Sin embargo, hay personas que se resisten al contacto físico con otras personas, incluso con las cercanas. Estas personas también reportan más problemas psicológicos que la población en general.

¿Por qué?

Quizás esto se deba a que, sin saberlo, quienes tienen poco contando físico se privan precisamente de los beneficios de ese contacto. Pero también podría ser que el contacto físico tenga el efecto contrario en ellos, aumentando el malestar psicológico en lugar de aliviarlo, y por eso tratan de evitarlo todo lo que pueden sin conseguirlo nunca.

Este es el tema que el psicólogo de la Universidad de Lausana (Suiza) Anik Debrot y sus colegas exploraron en un estudio que publicaron recientemente.

Children 920131 640

Para explorar estas preguntas, los investigadores realizaron tres estudios separados. La primera fue una encuesta a más de 1.600 personas que tenían una relación íntima. Preguntas sobre el estilo de apego, el bienestar y los comportamientos de contacto, incluidos los tipos (caricias, abrazos, besos, etc.) y la frecuencia (que van desde nunca hasta cuatro o más veces al día).

Los resultados mostraron, como se esperaba, que las personas que tocaban a sus parejas con mayor frecuencia también reportaron niveles más altos de bienestar. Además, como era de esperar, aquellos con un estilo de apego que evitaba el contacto generalmente indicaron un contacto físico menos frecuente con su pareja y también exhibieron niveles más bajos de bienestar.

Sin embargo, algunas personas con apego a la evitación afirmaron que tocaban a su pareja con frecuencia, y estas personas disfrutaban de niveles de bienestar similares a otros que informaron contacto físico frecuente.

Este último hallazgo sugiere que las personas con un estilo de apego evitativo pueden beneficiarse del contacto íntimo al igual que los demás y, en cualquier caso, ciertamente no les perjudica. Sin embargo, siempre debemos tener cuidado al interpretar los datos de autoinformes como estos.

A fin de explorar más la conexión entre el apego evitativo y los beneficios del tacto, Debrot y sus colegas invitaron a 66 parejas a visitar su laboratorio. Las parejas respondieron individualmente a encuestas sobre el estilo de apego, el bienestar y el tacto similares a las del primer estudio. Luego se les pidió que participaran en una serie de conversaciones entre ellos sobre ocasiones en las que habían hecho un sacrificio por su pareja o habían sentido un gran amor por su pareja. Estas conversaciones se grabaron y, posteriormente, los observadores contaron el número de veces que se tocaron. Los participantes también indicaron su nivel de sentimiento positivo antes y después de cada conversación.

Los resultados de este segundo estudio fueron similares a los del primero. Pero un hallazgo nuevo fue que una alta frecuencia de contacto físico durante una conversación difícil no necesariamente aumentaba los sentimientos positivos de inmediato. Más bien, los investigadores especulan que es el patrón general de tocar en la relación lo que conduce a niveles más altos de bienestar en general.

La tercera investigación fue un estudio de diario de 28 días que consistió en 98 parejas que informaron del estilo de apego el primer día y luego notó un estado de ánimo positivo y comportamientos de contacto a diario a partir de entonces. Los resultados confirmaron los hallazgos de los dos estudios anteriores, pero además, proporcionaron nueva información sobre el impacto del estilo de apego en la pareja. Es decir, aquellos individuos con un estilo de apego evitativo no solo informaron niveles más bajos de estado de ánimo positivo, también lo hicieron sus parejas.

Sin embargo, las personas con apego por evitación que eran receptivas a los avances del toque de su pareja generalmente informaron niveles más altos de estado de ánimo positivo. Esto indica claramente que el contacto físico es beneficioso incluso para aquellos que tienden a retroceder cuando sus seres queridos intentan tocarse. Por lo tanto, Debrot y sus colegas sugieren que los terapeutas desarrollen técnicas para ayudar a quienes tienen un estilo de apego evitativo a superar su aversión al contacto físico no sexual.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio