Compartir
Publicidad
Publicidad

Éste es el primer mapa completo de los circuitos de un cerebro

Éste es el primer mapa completo de los circuitos de un cerebro
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Marta Zlatic, matemático y científico informático de la Universidad Johns Hopkins, se ha unido a un equipo internacional de neurocientíficos para crear un mapa completo del cerebro de la larva de la mosca de la fruta. Concretamente, de una parte del cerebro.

Estamos hablando de aproximadamente de 1.700 de las 10.000 neuronas contenidas en el cerebro entero de una larva. La parte del cerebro de la larva de la mosca de la fruta usada en el estudio se corresponde, aproximadamente, con la corteza cerebral en mamíferos.

Explicando

El análisis del mapa revela patrones de conexión entre seis tipos de neuronas que anteriormente habían sido malinterpretados o eran enteramente desconocidos.

Con todo, si bien este estudio constituye un importante paso para la comprensión del cerebro humano, todavía queda un buen trecho: el cableado por sí solo no explica completamente cómo los circuitos generan el comportamiento. Por ejemplo, las hormona también influyen.

Además, el salto de complejidad respecto a la larva de la mosca de la fruta es abrumador: en sólo 1.400 gramos de cerebro albergamos entre 10.000 millones y 100.000 millones de neuronas (tantas como el número de estrellas de nuestra galaxia). Cada neurona establece entre 5.000 y 50.000 conexiones con sus células vecinas. Lo cual equivale a construir una red neuronal intercomunicada por 100.000.000.000.000 conexiones.

Por si fuera poco, las neuronas no puede compararse con una puerta lógica de un ordenador, sino que cada neurona es un ordenador en sí mismo, y además todo se reprograma continuamente.

Nerve Cell 2213009 960 720

Por ejemplo, cada vez que aprende una habilidad nueva, fortalece las dendritas que conectan con neuronas que controlan los músculos necesarios. Tal y como escribe Marcus Chown en su libro El universo en tu bolsillo:

El cerebro es un ordenador, sí, pero de una clase ciertamente asombrosa. Mientras que un ordenador convencional con base de silicio realiza una tarea con arreglo al programa que le ha introducido un ser humano, el cerebro no tiene ningún programador externo. Es un ordenador que se programa a sí mismo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos