La escritura a mano ayuda a las personas a aprender ciertas habilidades sorprendentemente más rápido

La escritura a mano ayuda a las personas a aprender ciertas habilidades sorprendentemente más rápido
Sin comentarios

Si bien la escritura a mano está quedando cada vez más eclipsada por la escritura con teclado (o incluso el dictáfono), quizá no deberíamos prescindir tan alegremente de esta actividad.

No solo se trata de disfrutar del movimiendo pendular de nuestro bolígrafo o pluma al escribir, sino que escribir letras a mano parece la mejor técnica para aprender a leer.

Mecanografiadores VS escritores a mano

En un nuevo estudio, a 42 personas se les enseñó el alfabeto árabe, dividido en tres grupos de estudiantes: escritores, mecanografiadores y observadores de videos.

Todos aprendieron las letras una a la vez viendo videos de cómo se escribían junto con los nombres y los sonidos que escuchaban. Después de ser presentados a cada letra, los tres grupos intentarían aprender lo que acaban de ver y escuchar de diferentes maneras.

El grupo de video obtuvo un destello en pantalla de una carta y tuvo que decir si era la misma carta que acababan de ver. Los tecleadores tendrían que encontrar la letra en el teclado. Los escritores tuvieron que copiar la carta con lápiz y papel.

Al final, después de hasta seis sesiones, todos pudieron reconocer las letras y cometieron pocos errores cuando se probaron. Pero el grupo de redacción alcanzó este nivel de competencia más rápido que los otros grupos, algunos de ellos en solo dos sesiones.

A continuación, los investigadores querían determinar en qué medida, en todo caso, los grupos podían generalizar este nuevo conocimiento. En otras palabras, todos podían reconocer las letras, pero ¿alguien podría realmente usarlas como un profesional, escribiendo con ellas, usándolas para deletrear nuevas palabras y usándolas para leer palabras desconocidas? En efecto, el grupo de escritores fue mejor, de manera decisiva, en todas esas cosas.

Según los autores del estudio, la ventaja no tiene nada que ver con la caligrafía. El simple hecho de escribir a mano proporciona una experiencia perceptivo-motora que unifica lo que se aprende sobre las letras (sus formas, sus sonidos y sus planes motores), lo que a su vez crea conocimiento más rico y un aprendizaje más completo y verdadero.

Si bien los participantes del estudio eran adultos, los autores del estudio esperan ver los mismos resultados en los niños. Los hallazgos tienen implicaciones para las aulas, donde los lápices y los cuadernos han pasado a un segundo plano en los últimos años frente a las tabletas y los portátiles.

Temas
Inicio