Compartir
Publicidad
Publicidad

El miedo ¿nace o se hace?

El miedo ¿nace o se hace?
Guardar
53 Comentarios
Publicidad

La mayoría de la gente tiene miedo a las arañas y las serpientes. Pero, ¿por qué nos resultan tan amenazantes?

Investigadores creen que el miedo se aprende. Según un estudio publicado en la revista Current Directions in Psychological Science, los niños no nacen con ese tipo de temores, pero son capaces de adquirirlos con gran rapidez.

Una teoría que pretende explicar por qué tenemos miedo a las arañas y las serpientes se debe a que algunas de ellas son venenosas, así que la selección natural pudo haber favorecido a las personas que permanecieron lejos de estas criaturas peligrosas para protegerse. De hecho, varios estudios han encontrado que es más fácil para los seres humanos aprender a temer cosas amenazantes que cosas que no los son.

Los autores de la nueva investigación han estudiado cómo los bebés y los niños reaccionan a objetos de miedo. En una serie de experimentos, mostraron a críos de siete meses de edad dos vídeos, uno de una serpiente y otro de algo no amenazante, como por ejemplo, un elefante. Al mismo tiempo, sonaba tanto una voz amenazadora como una voz feliz. Los bebés pasaban más tiempo mirando los vídeos de serpientes cuando escuchaban las voces de miedo, pero no parecían estar asustados.

En otro estudio, a pequeños de tres años se les mostró una pantalla de nueve fotografías y se les pidió que seleccionaran algunas. Los niños identificaron las serpientes más rápidamente que las flores y que otros animales que se parecen a los reptiles, como las ranas o las orugas. Los niños que tenían miedo de las serpientes eran igual de rápidos al elegir que los niños que no habían desarrollado el miedo.

La investigación original con adultos sugiere dos cosas importantes que hacen destacar a serpientes y arañas. Una es que los detectamos rápidamente. La otra es que se aprende a tener miedo de ellos muy rápido

Dice Vanessa LoBue, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Rutgers.

El trabajo con los niños parece confirmarlo. Se trata de un aprendizaje temprano, pero no innato.

Vía | Current Directions in Psychological Science

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos