La división entre "niños" y "niñas" llegó en las sociedades agrícolas y forma parte de nuestro proceso de socialización

La división entre "niños" y "niñas" llegó en las sociedades agrícolas y forma parte de nuestro proceso de socialización
Sin comentarios

Los antropólogos que han estudiado las sociedades de cazadores-recolectores han observado que estas tienden a ser pequeñas, y que no hay niños suficientes para dividirlos por sexo, de modo que los niños y las niñas juegan juntos y hay pocas diferencias de comportamiento debidas al sexo.

Sin embargo, en las sociedades agrícolas, donde hay suficientes niñas y niños para formar grupos de juego separados, las diferencias son muy evidentes.

Categorización social

Las diferencias de comportamiento por sexo son, en parte, biológicas, pero las diferencias innatas se reducen cuando los chicos y las chicas forman un único grupo. Cuando seseparan en grupos, las diferencias innatas se exageran por los efectos de contraste del grupo.

Estas diferencias de comportamiento han demostrado ser resistentes tanto a los esfuerzos de los padres de hoy en día en tratar a sus hijos e hijas de la misma manera como a la reducción de las diferencias de sexo en la sociedad adulta.

No, no es que los niños sea ssocializados por las interacciones con sus compañeros o por las relaciones con estos. Lo que hace que los niños se parezcan más a sus compañeros del mismo sexo es su identificación con una categoría social en concreto y su propio esfuerzo (motivado por el sistema de socialización) por adaptar su comportamiento al del prototipo de miembro de esa categoría social.

La interacción con sus compañeros les da una información muy útil sobre lo más o menos bien que están haciendo la adaptación; pero, si fuera necesario, son capaces de hacer estas cosas sin ninguna interacción.

La categorización social define quiénes son los aliados de los niños, y también quiénes son sus rivales. Y todos son capaces de modificar sus estrategias de comportamiento a partir del feedback que reciben. Por es razón, la simple obligación a que niños y niñas jueguen juntos en el patio del colegio no es ni remotamente suficiente para hacer que haya menos distancia entre niños y niñas, tal y como podéis ver en el siguiente vídeo:

Temas
Comentarios cerrados
Inicio