El colectivismo es un predictor fuerte e importante de si las personas en una región usan mascarillas o no durante la COVID-19

El colectivismo es un predictor fuerte e importante de si las personas en una región usan mascarillas o no durante la COVID-19
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

Más allá de las actitudes negacionistas, en los países hay variaciones significativas entre personas que aceptan llevar la mascarilla para proteger y protegerse de la COVID-19 y personas que no lo hacen.

Un nuevo estudio analiza esta tendencia en función de la psicología y la sociología subyacente en la sociedad. Concretamente, el factor predominante parece ser el colectivismo.

Colectivismo VS individualismo

El colectivismo se refiere en términos generales a la inclinación a priorizar las necesidades de un grupo sobre las preocupaciones de un individuo, y los científicos sociales a menudo han trabajado para medir su presencia entre diferentes poblaciones.

Un nuevo estudio sugiere que una cultura colectivista es un factor clave para el uso de mascarillas incluso después de tener en cuenta muchos otros factores, incluida la orientación política, las políticas estatales, la gravedad de los brotes de COVID-19 y demás. En las culturas colectivistas, la gente considera que usar máscaras no solo es una responsabilidad o un deber, sino también un símbolo de solidaridad: estamos unidos y luchando juntos contra esta pandemia.

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron cuatro conjuntos de datos. El primero, recopilado en julio de 2020, fue una encuesta sobre el uso de mascarillas en Estados Unidos que incluyó a 248.941 estadounidenses en los 3.141 condados del país. El segundo conjunto de datos fue una encuesta a 16.737 estadounidenses en los 50 estados.

Al analizar ambos conjuntos de datos, los investigadores examinaron qué tan fuertemente se correlacionaba el uso de mascarillas con las medidas de colectivismo en los 50 estados. El colectivismo de un estado se puede calificar según las respuestas de la encuesta de muestras representativas de la población.

Al analizar los resultados, los investigadores controlaron un gran conjunto de otros factores que podrían influir en el uso de mascarillas, incluida la gravedad de los brotes de COVID-19 en los estados, las políticas gubernamentales, las afiliaciones políticas en todo el público, los niveles de educación, la densidad de población, per cápita ingresos, edad y género.

Por ejemplo, Hawái tiene la clasificación de colectivismo más alta y el segundo nivel más alto de uso de mascarillas (ligeramente por detrás de Rhode Island). En el otro extremo del espectro, un puñado de estados de Great Plains y Mountain West tienen puntajes bajos de colectivismo y bajos niveles de uso de mascarillas, incluidos Wyoming, Dakota del Sur, Montana y Kansas.

Los investigadores también utilizaron dos conjuntos de datos globales para aplicar el mismo método a un conjunto de países. El primer conjunto de datos se basó en la misma encuesta de 2020 realizada por YouGov y el Instituto para la Innovación en Salud Global, esta vez generando datos sobre el uso de mascarillas de 367.109 personas de 29 países y territorios.

El segundo conjunto de datos global es uno que los investigadores del MIT desarrollaron en colaboración con Facebook, creando una encuesta ponderada sobre el uso de mascarillas que generó respuestas de 277.219 participantes en 67 países y territorios.

Los resultados fueron los mismos: los puntajes de colectivismo nuevamente predicen qué países tienden a tener altos niveles de uso de mascarillas.

Temas
Inicio