Publicidad

Bufones montados en unicornios y otros errores serios captados por niños

Bufones montados en unicornios y otros errores serios captados por niños
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando leemos las noticias, por ejemplo, lo hacemos de forma tan superficial que somos víctimas de toda clase de errores tanto de interpretación como de simple registro de palabras simples, confundiendo uniciclos con unicornios, por ejemplo. También les pasa a los que escriben.

En la página web Poynter se recopilan esta clase de errores. Como el ejemplo anterior, que se cometió en el Wall Street Journal, escribiendo lo siguiente: “Algunos bufones de una competición inglesa descrita en un artículo de primera página el lunes pasado iban en unicornios.”

Esta clase de errores son los que tributamos a cambio de una ventaja: la velocidad de lectura. Incluso las personas que se dedican a corregir errores en los textos, no consiguen detectarlos todos. Por eso se creó la figura de la fe de erratas, confiando en la ley de Linus.

Niños anti-error

Gummibarchen 359950 640
Algunos de estos errores los captan, de hecho, los niños, porque aún están aprendiendo a leer y lo hacen con más cuidado. Y también porque no son expertos y no están tan involucrados con el asunto sobre el que están leyendo.

Como el ejemplo de abril de 2008, cuando un niño de trece años corrigió los cálculos de la NASA respecto a la probabilidad de que un asteroide colisionara con la Tierra.

Pocas semanas antes, un niño de quinto de primaria, en Michigan, descubrió un error en una exposición en la Institución Smithsonian que había pasado desapercibido durante 27 años.

Tal y como explica Joseph Hallinan en Las trampas de la mente, en 2007, otro chico de trece años de Finlandia descubrió otro error:

El error se relacionaba con la imagen de un submarino que la red de televisión Rossiya, propiedad del Estado ruso, había utilizado para ilustrar una historia sobre el viaje de un submarino ruso al Ártico. La imagen, que fue distribuida por Reuters, se utilizó en noticias alrededor de todo el mundo. Nadie notó nada extraño. Pero el joven de trece años Walteri Seretin sí que lo notó. El submarino, pensó, parecía sospechosamente familiar. Y sus sospechas estaba en lo cierto: era un fotograma de la película Titanic, protagonizado por Leonardo di Caprio y Kate Winslet.

Imágenes | Chris_Pluta | Ronile

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir