Así es cómo el 'sitio azul' de tu tallo cerebral te pemite centrarte en la información relevante

Así es cómo el 'sitio azul' de tu tallo cerebral te pemite centrarte en la información relevante
Sin comentarios

El locus cerúleo es una región anatómica en el tallo cerebral involucrada en la respuesta al pánico y al estrés. Como fuente principal del neurotransmisor noradrenalina, nos ayuda a controlar nuestro enfoque de atención. Su nombre en latín significa 'el sitio azul', que deriva de la pigmentación ocasionada por el contenido de gránulos de melanina dentro de esta estructura.

Aglutinando evidencia de estudios en animales y humanos, los científicos del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y la Universidad del Sur de California han desarrollado un marco novedoso que describe la forma en que el locus cerúleo regula la sensibilidad de nuestro cerebro a la información relevante en situaciones que requieren atención.

Una oleada de noradrenalina

Nuestra atención fluctúa. A veces, nos distraemos y las cosas se nos escapan, mientras que otras veces podemos concentrarnos fácilmente en lo que es importante. A veces actuamos en modo automático pero, frente a un evento inesperado, tomamos el control. Pero ¿cómo cambia el cerebro de un estado de falta de atención a uno de atención concentrada?

Micrografía
Micrografía mostrando el locus cerúleo. (Tinción luxol fast blue).

Durante los estados de inatención, nuestro cerebro se rige por fluctuaciones lentas y rítmicas de la actividad neuronal. En particular, se cree que los ritmos neuronales a una frecuencia de alrededor de 10 Hz, denominados ondas alfa, suprimen el procesamiento activo de las entradas sensoriales durante la falta de atención. Por tanto, las ondas alfa pueden entenderse como un filtro que regula la sensibilidad de nuestro cerebro a la información externa.

Para explorar esta cuestión, los investigadores se centraron en el locus cerúleo, una pequeña estructura celular que se encuentra en el tronco del encéfalo, oculta en las profundidades de la corteza. Este grupo de células tiene solo unos 15 milímetros de tamaño, pero está conectado a la mayor parte del cerebro a través de una extensa red de fibras nerviosas de largo alcance. El locus cerúleo está formado por neuronas que son la principal fuente del neurotransmisor noradrenalina. Al regular la comunicación neuronal, la noradrenalina contribuye al control del estrés, la memoria y la atención.

Para estudiar si la noradrenalina del locus cerúleo podría ser un factor que regula las ondas alfa, los investigadores combinaron grabaciones del tamaño de la pupila y las oscilaciones neuronales mientras los participantes resolvían una tarea de atención exigente. Como era de esperar, durante los momentos de mayor tamaño de la pupila, indicativos de una mayor actividad noradrenérgica, las ondas alfa desaparecieron. Además, los participantes que mostraron respuestas alfa y de alumnos más fuertes resolvieron mejor la tarea de atención.

Por lo tanto, durante situaciones que requieren un cambio repentino de atención, una oleada de noradrenalina nos ayuda a reenfocarnos y a esquivar rápidamente el automóvil que se acerca.

Temas
Inicio