En 50 años, 75 estudios sugieren que los niños y niñas no han cambiado sus preferencias por los juguetes (como los monos)

En 50 años, 75 estudios sugieren que los niños y niñas no han cambiado sus preferencias por los juguetes (como los monos)
4 comentarios

Hay una idea popular que está tan arraigada que, a pesar de las evidencias, continúa enquistada en nuestro pensamiento: que los seres humanos somos como pedazos de arcilla fresca perfectamente moldeables por la educación o el contexto. Sin embargo, hay muchos rasgos que vienen de serie y poco o nada pueden modularse (sin contar que esos propios rasgos moldean el contexto, a su vez).

Por esa razón, por mucho esfuerzo que se haya hecho desde instituciones, centros educativos y hasta anuncios de televisión, un nuevo meta-análisis (compuesto por 75 estudios) no ha encontrado que los niños y las niñas hayan cambiado sus preferencias por los juguetes en el último medio siglo.

Juguetes de "niños"

Los padres de niños pequeños saben que a los niños les gustan juguetes diferentes a los que les gustan a las niñas. Los niños muestran preferencia por los coches, los robots, los soldados, las bicicletas, los LEGO. A las niñas también les gustan las bicicletas, los coches y los LEGO, pero también juegan con muñecos y peluches, juguetes que los niños encuentran menos atractivos para el juego activo.

Eyeakpawyamb2xu

Según el análisis, pues, los niños muestran una fuerte preferencia por los juguetes "de niños", mientras que a las niñas son más flexibles y tienden a que les gusten más los juguetes en general, aunque sean también típicos de niños.

¿Esta diferencia en la preferencia por los juguetes se debe exclusivamente a la socialización de los padres, otros niños y los medios de comunicación, o existen diferencias básicas de percepción / acción entre hombres y mujeres que hacen que algunos juguetes se adapten mejor o sean más atractivos para un sexo que para otro?

Eyealm3xiae2zf

Curiosamente, esta tendencia es similar a lo que se ha hallado en macacos a los que se les ofrecen juguetes "de niño" y "de niña", según un estudio realizado en 2008, así que las preferencias de juguetes sexualmente dimórficos parecen reflejar diferencias neurobiológicas básicas entre machos y hembras y no son causadas únicamente por la socialización, como han sugerido las teorías cognitivo-sociales del comportamiento de roles de género.

Temas
Inicio