Publicidad

Se encuentra el que probablemente sea uno de los últimos collares elaborados por los neandertales

Se encuentra el que probablemente sea uno de los últimos collares elaborados por los neandertales
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los neandertales usaron garras de águila como elementos simbólicos, probablemente como ornamentos de tipo colgante, desde el inicio del Paleolítico medio.

Ahora, se ha encontrado posiblemente uno de los últimos colgantes antes de que se extinguieran, concretamente en la cueva Foradada de Calafell (Tarragona): son huesos de águila imperial ibérica (Aquila adalberti) de más de 39.000 años de antigüedad, con marcas que indican que habían sido manipulados para extraerles las garras y hacer colgantes con ellas.

Neandertales

Los neandertales son nuestros primos evolutivos. Forman parte de «otra humanidad» que no sabemos cómo hubiera evolucionado de no haberse extinguido. Su estudio nos permite determinar con mayor grado de acierto qué significa ser humano (buscando los rasgos que nos diferencian de ellos, que no son tantos como se había supuesto). De hecho, las fronteras que delimitan quiénes son ellos y nosotros son cada vez más difusas.

Todavía queda mucho por esclarecer sobre ellos. Lo que sí sabemos es que dominaban el fuego hace 200 000 años, que hay restos de su joyería que datan de 130 000 años, que hay pinturas rupestres suyas en cuevas españolas de hace 65 000 años… y que, si bien se ignora por qué se extinguieron, hubo alrededor de 70 000 y 150 000 individuos que se movían en grupos de entre 15 y 25 por zonas de Asia y Europa hace al menos 250 000 años.

El último collar que se ha encontra añade información a su manera de vivir y sus habilidades, y hasta qué punto se perpetuaron. La pieza encontrada de este tipo más moderna que se ha documentado hasta ahora en el mundo neandertal.

El interés del descubrimiento radica en que se trata de la pieza de este tipo más moderna que se ha documentado hasta ahora en el mundo neandertal, y la primera localizada en la Península Ibérica. Esta circunstancia amplía los límites temporales y geográficos que se habían estimado para esta clase de ornamento.

El estudio sore el hallazgo ha sido liderado por Antonio Rodríguez Hidalgo, investigador del Instituto de Evolución Humana en África (IDEA) y miembro del equipo de investigación de un proyecto del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP) de la Universidad de Barcelona.

El hallazgo pertenece a la cultura chatelperroniense, propia de los últimos neandertales que vivieron en Europa, y que coincidió con el momento en que esta especie entró en contacto con los Homo sapiens, originarios de África y en expansión desde de Oriente Medio.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir