Compartir
Publicidad

Todos los errores que cometen las personas que están al mando o por qué es preferible una jerarquía flexible

Todos los errores que cometen las personas que están al mando o por qué es preferible una jerarquía flexible
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay una empresa pujante en España, de cuyo nombre prefiero no acordarme (pero que, para más pistas, dispensa píldoras de felicidad a granel a ese segmento cultural que representa la maruja arquetípica), que se vende como la Google patria. Sin embargo, me consta que sus jefes son una suerte de Goebbles, llenos de melindres y caprichos absurdos, y que toman decisiones veleidosas que no deben someterse a crítica o consideración por parte de sus esclavos.

Y es que todos hemos sufrido en nuestras carnes la dictadura obscena y hasta estólida de nuestros jefes (para quien necesite más catarsis, le recomiendo otro post que salió por aquí no hace mucho: Cómo afrontar una nueva tecnología: ¿“Tanto caos como podamos soportar” o “aprobación tradicionalista”?).

Con todo, en un ambiente donde la jerarquía parece crucial, y un experto debería saber más que sus subalternos, estas reflexiones estarían fuera de lugar. ¿O no?

Silhouettes 439150 640

Echemos un vistazo a un hospital, donde los pacientes son sometidos a cirugías. Un cirujano toma decisiones porque él es el experto formado específicamente para tomarlas. En la cima de la jerarquía se encuentra el cirujano, a quien nadie cuestiona, y en la base, las enfermeras, que se limitan a cumplir órdenes como hacendosas hormigas obreras.

Pero no hace mucho se comprobó que en muchos hospitales los pacientes contraían infecciones que en algunos casos eran fatales, y que se podrían haber evitado sencillamente controlando que el cirujano se lavara las manos.

Tal y como lo explica Robert Trivers, biólogo en la Universidad de Harvard, en el libro La insensatez de los necios:

El médico se autoengañaba negando el peligro que entrañaba no lavarse las manos, y utilizaba su autoridad para silenciar cualquier voz de protesta. La solución fue muy sencilla: se autorizó a las enfermeras a detener una operación cuando el cirujano no se había lavado correctamente las manos (hasta entonces, el 65 % no lo hacía). Las tasas de mortalidad por infecciones contraídas en el quirófano descendieron abruptamente desde entonces).

Quizá parte del secreto para que Wikipedia tenga un rango de errores similar a la Enciclopedia Británica resida precisamente en ese punto: no existen enciclopedistas a los que nadie cuestiona sus decisiones, sino una rica comunidad de jerarquías flexibles donde todo el mundo puede enmendar la plana a todo el mundo. Incluso al propio creador de Wikipedia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio