Compartir
Publicidad

Nuevo método para la captura de CO2

Nuevo método para la captura de CO2
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un equipo asturiano del Instituto Nacional del Carbón (INCAR), del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado un sistema revolucionario para la captura de CO2 que conseguiría reducir a la mitad su coste en comparación con otras aplicaciones que actualmente se realizan en el mundo.

Este sistema de captura, realizado con óxido de calcio, supone 15 euros por cada tonelada de CO2 evitada, frente a los 30 y 50 euros que se manejan en otras tecnologías. Ahora sólo falta convencer a la Unión Europea de que es un método competitivo con el objetivo de lograr una de las 12 plantas de experimentación a gran escala que la UE está planificando. Para ello, y puesto que la eficacia del método se ha comprobado mediante ensayos de laboratorio, el equipo deberá repetir en una planta piloto de pequeña escala para demostrar que su teoría es cierta. El experimento tiene una segunda fase para repetir estas mismas pruebas en una planta de mayor escala, cuyos resultados se aproximarían mucho más a lo que puede ocurrir en cualquier central térmica. Los primeros resultados podrían lograrse este mismo año.

Todo ello tras cinco años de muchas pruebas, que pueden convertir este método en un referente en la captura de CO2. Supondría, además, una garantía de futuro para el carbón, cuya continuidad en el panorama energético depende en gran medida de que se encuentre una tecnología limpia de combustión de carbón.

Se trata de un proceso complejo que consiste en la de separación de CO2 con óxido de calcio, desarrollado a temperaturas muy elevadas, pero todo el calor que se ha gastado en calcinar se recupera. De este modo se reducen los costes, una de las asignaturas pendientes de la I+D en captura de CO2. Además la planta de captura puede añadirse a cualquier central sin necesidad de hacer grandes reformas.

A pesar de los buenos augurios, desde el grupo de expertos se solicita la colaboración de las administraciones para promover a las empresas a emplear esta tecnología, aplicando, por ejemplo, el pago tajante de los bonos por emisiones, de modo que resulte más barato aplicar métodos de captura que pagar este impuesto.

Se trata de un proyecto muy importante, que reduciría de una manera notable las emisiones de CO2 a la atmósfera y que demuestra que el gasto de dinero en investigación funciona, pero que no servirá de nada si se queda en los laboratorios y la iniciativa privada no lo aplica.

Vía | La Nueva España En Genciencia | Nuevo cemento que reduce la emisión de CO2 y mejora las prestaciones del cemento tradicional Más información | INCAR

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos