Compartir
Publicidad
Publicidad

Ingeniería genética extrema

Ingeniería genética extrema
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La vida se ha convertido en una industria en la que cualquiera tiene la posibilidad, con muy pocos medios, de crear genomas de diseño. La biología sintética se ocupa precisamente de estos menesteres: crear sistemas biológicos artificiales y rediseñar los que existen en la naturaleza.

Para muchos, la biología sintética es la panacea que nos salvará del cambio climático, que permitirá producir biocombustibles baratos, que encontrará la cura de un buen número de enfermedades terribles, etc. Para otros la biología sintética comporta amenazas de todo tipo: sociales, ambientales, armamentistas…

Hoy en día la investigación en este campo está en manos de unas pocas empresas, públicas y privadas, que cuentan con importantes ayudas económicas, particularmente interesadas en hacer dinero mediante patentes de los posibles desarrollos futuros. En realidad, se espera que en pocos años salgan al mercado los primeros productos comerciales de la biología sintética.

El Grupo ETC ha elaborado, y publicado gratuitamente en la red, un extenso documento titulado “Ingeniería Genética Extrema, una introducción a la biología sintética” en el que se tratan con gran nivel de detalle algunos de los temas relacionados con la biología sintética, como por ejemplo: los nuevos escenarios, los protagonistas, las aplicaciones de la biología sintética, sus implicaciones, etc.

El informe no es, en absoluto neutral. Desde la misma introducción plantea la urgencia de un debate social sobre el desarrollo de la biología sintética y la necesidad de regulación de esta nueva industria que crece muy rápidamente en un ambiente comparable al del salvaje Oeste.

Un último detalle, que puede servir para matizar algunas expresiones que se refieren a la posibilidad de construir la “vida desde cero”. Por el momento, se han conseguido sintetizar biomoléculas en el laboratorio (Stanley Miller ya lo hizo en los años 50), pero nadie ha conseguido todavía crear una célula a partir de la nada, ni tan siquiera alguna forma celular muy rudimentaria. Y tampoco parece que se llegue a conseguir en un futuro cercano.

Vía | Grupo ETC Más información | Informe del Grupo ETC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio