Compartir
Publicidad

Dolor animal (II): los animales en la actualidad y ciencia animal

Dolor animal (II): los animales en la actualidad y ciencia animal
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la anterior entrega de este artículo explorábamos los orígenes de la crueldad con los animales, así como el punto de inflexión que originó una conciencia acerca de su dolor, ampliando los límites de nuestra empatía. En esta entrega, analizaremos las consecuencias, algunas de ellas extravagantes, de que los animales hayan obtenido un mayor estatus, así como la transformación legal y deontológica de los animales empleados para experimentación científica.

Los seres humanos, en la actualidad, interaccionan pacíficamente con otros animales en un volumen superior en cualquier otra época de la historia. El 63 % de las familias estadounidenses, por ejemplo, tiene un perro, un gato u otro acompañante no humano. Según la encuesta Gallup de 2008 relativa al trato dispensado a los animales, el 64 % de los encuestados se mostró a favor de aprobar leyes más estrictas relativas a los animales de granja.

Las leyes europeas son más exigentes que las estadounidenses: la UE cuenta con las leyes de protección de animales de granja más estrictas del mundo. En China, Corea del Sur y Vietnam, la mayoría de los encuestados (hasta el 90 %) está de acuerdo en minimizar el sufrimiento de los animales.

Este cambio de paradigma, inédito hace apenas medio siglo, y que por su cambio de polaridad vertiginoso puede compararse con los derechos de los negros, las mujeres o los gays, incluso ha llegado al ámbito académico, tal y como explica Jeremy Rifkin en La civilización empática:

En los últimos años, las universidades de Pensilvania, Stanford y Duke, así como otras ochenta y ocho facultades de Derecho en Estados Unidos, ofrecen cursos sobre los derechos de los animales. La Unión Europea ha reconocido por ley que los animales son seres sensibles, dotados de sentimientos y conciencia. En 2002, Alemania se convirtió en el primer país del mundo en garantizar los derechos de los animales en su Constitución. En 2008, el Parlamento español fue la primera asamblea del mundo en redactar una ley que protege una serie de derechos legales limitados para los grandes simios: chimpancés, gorilas, bonobos y orangutanes.

La investigación científica con animales

vivisección
Hasta hace poco (basta con que veáis películas como ET El Extraterrestre) era habitual que en los colegios y en los laboratorios de biología de los institutos se diseccionaran ranas. Sin embargo, esta costumbre se ha ido aparcando progresivamente, en aras de sintonizarse con la nueva moral que impera en los laboratorios científicos.

Como señala Steven Pinker: “Actualmente, no sólo se evita que los animales acaben lastimados, estresados o muertos debido al proceder de la ciencia.”

Muchos productos comerciales ya muestran etiquetas con el término sin crueldad (cruelty-free) para informar acerca del grado de crueldad a la que se someten a los animales para experimentar con dichos productos, sobre todo en el ámbito de la cosmética.

Pero ¿hasta qué punto podemos ampliar nuestra empatía con los animales? ¿Qué problemas morales y filosóficos entraña considerar digno de derechos a un animal? Este tema, necesariamente proceloso, lo veremos en la próxima entrega de este artículo.

Foto | Cpl. George J. Papastrat | Muhammad Mahdi Karim

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio