Compartir
Publicidad

Madre antivacunas cambia su opinión después de que sus siete hijos enfermen

Madre antivacunas cambia su opinión después de que sus siete hijos enfermen
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una mujer canadiense que se había negado a vacunar sus hijos contra la tos ferina ha cambiado su posición después de que siete de sus hijos hayan contraído la enfermedad.

Tara Hills estuvo aislada en su casa de Ottawa durante más de una semana con sus niños enfermos y sus remordimientos acerca negarse a vacunarlos contra esta enfermedad respiratoria altamente contagiosa. La tos ferina es una infección bacteriana, que de vez en cuando puede ser mortal, especialmente en niños menores de un año de edad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La idea de Hills era demostrar y demostrarse que tenía razón, pero al comprobar que sus hijos se ponían enfermos, ha tenido que aceptar los antibióticos. Ahora todos se han recuperado.

Las tasas de vacunación en Canadá, como los de Estados Unidos, han disminuido en algunas comunidades, sobre todo como consecuencia del aumento de escepticismo acerca de los peligros de la vacunación, que se han propagado en Internet pesar de la abrumadora evidencia científica de que las vacunas son seguras y eficaces. Según admite la propia Hills:

Ahora mi familia está viviendo las consecuencias de la desinformación y el miedo. Entiendo que las familias de nuestra comunidad pueden estar enojadas con nosotros para poner a sus niños en situación de riesgo.

No hay mucha esperanza

576 1370591351 Joan Parera 013 Xerrada Teresa Forcades Vic 2013 Teresa Forcades, monja antivacunas
A pesar del cambio de opinión de Hills, lo cierto es que los movimientos antivacunas distan de cambiar de polaridad en sus ideas. Los brotes de enfermedades infecciosas que ya se creían controladas son cada vez mayores, en vez de menores.

Además, la legislación estadounidense ha aceptado tradicionalmente el rechazo a la inmunización por motivos "religiosos y filosóficos". El oportunismo de los políticos ha hecho el resto. En las Primarias del Partido Demócrata de 2008, ni Hillary Clinton ni sobre todo Barack Obama quisieron respaldar abiertamente la obligatoriedad de las vacunas.

El resultado es que, hoy en día, Estados Unidos tiene un porcentaje de su población vacunada contra el sarampión inferior a, por ejemplo, Tanzania, según la OMS.

Vía | Washington Post

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio