Compartir
Publicidad

La pseudociencia perjudica seriamente tu salud

La pseudociencia perjudica seriamente tu salud
16 Comentarios
Publicidad

No se trata de que las pseudociencias nos obliguen a investigar si lo que nos venden en la farmacia es en realidad un tratamiento efectivo o un engaño, como ya expliqué en Ayer fui a la farmacia y me quisieron vender flores de Bach, sino que las personas que ejercen su libertad para medicarse con cosas que no son medicamentos tienen más problemas de salud (y además fastidian a los demás con sus problemas de salud, como ocurre con los rebrotes de sarampión a causa de los movimientos antivacunas).

Como la medicina no trata de la opinión de la gente, y es complicado saber si algo nos ha curado porque no sabemos si se ha producido el efecto placebo o cualquier otro sesgo (por eso los experimentos con las nuevas medicinas tienen protocolos exigentes de doble ciego), las personas que confían en tratamientos basados en pseudociencia tienen dificultades para reconocer que otros con eficacia científicamente demostrada sí provocan efectos beneficiosos, tal y como revela una reciente investigación de las universidades de Deusto y Nueva Gales del Sur (Australia). La investigación ha sido publicada en British Journal of Psychology.

En la investigación participaron 147 voluntarios divididos en dos grupos. Durante la primera fase del estudio uno de los grupos desarrolló una fuerte ilusión causal que produjo la falsa creencia de que una medicina (ficticia) producía la recuperación de unos pacientes (también ficticios). Según señala Ion Yarritu, investigador de la Universidad de Deusto y uno de los autores del estudio:

a menudo las personas desarrollamos falsas creencias acerca de cómo los sucesos que ocurren a nuestro alrededor se relacionan causalmente. Llamamos a esto ilusión causal. Un ejemplo de este tipo de ilusiones es la llamada Ilusión de control, fenómeno que describe la tendencia generalizada a atribuir a nuestras propias habilidades la ocurrencia de eventos favorables, que en realidad son del todo incontrolables.

Vía | Sinc
Imagen | Leonid Mamchenkov

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio