Publicidad

La meditación orgásmica o las pseudociencia del sexo

La meditación orgásmica o las pseudociencia del sexo
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

La práctica de la meditación orgásmica se lleva a cabo con un compañero. Una persona se acuesta, sin ropa de cintura para abajo, mientras que su pareja se sienta a su lado. El que se sienta utiliza su dedo índice lentamente para acariciar el clítoris y los genitales de la otra.

Normalmente, este sexo seguro implica el uso de guantes. La sesión tiene una duración de 15 minutos y se mide el tiempo con precisión. Ambos socios se centran su atención en el punto de contacto. Si la mente se desvía, la atención se lleva de nuevo al punto de contacto.

Los practicantes de la meditación orgásmica sostienen que la práctica nutre el sistema límbico, la parte del cerebro que se asocia con las emociones, la empatía y la motivación.

Estas ideas locas sobre el sexo han sido divulgadas por centro de formación de One Taste, que se encuentra en el distrito SoMA en San Francisco. One Taste se ha expandido por Nueva York y California. Y no es la única instituciones que se dedica a cultivar la pseudociencia sexual.

La Universidad de More

I Love You 1425029 960 720

Victor Baranco, allá por 1968, fundó en Purson Lane, Lafayette, California, la llamada Lafayette Morehouse, que adoptó el nombre de Universidad de More o Morehouse entre 1977 y 1997. En realidad, más que una universidad, era una comuna basada en el ideal del “hedonismo responsable”.

Entre ciencia y pseudociencia (aunque la balanza se inclinara mucho más hacia la pseudociencia), la Universidad More ofreció algo insólito hasta el momento: la primera demostración pública del orgasmo femenino. Sucedió en 1976. La demostración duró tres horas.

Dos de los estudiantes de los métodos de Morehouse para el orgasno prolongado fueron los doctores Steve y Vera Bodansky, creadores del Extended Massive Orgasm, una técnica para controlar el orgasmo y prolongarlo en el tiempo.

La Universidad de More, pues, siempre ha sido una institución controvertida, y su fundador se ha comparado con Charles Manson, tal y como lo explica David Felton, en Mindfuckers. Un lugar donde se enseñó sexo, se liberó la mente, pero también se explicaron cosas que no eran ciertas, se manipuló a la gente como en cualquier otra secta e incluso se reportaron casos de abusos y consumo descontrolado de narcóticos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir