Compartir
Publicidad
Publicidad

Esos sobrados intelectuales de humanidades y sus imposturas intelectuales

Esos sobrados intelectuales de humanidades y sus imposturas intelectuales
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay algo peor que un intelectual que desdeña las ciencias naturales. Un intelectual que finge saber de ciencia y preña su discurso de impostura, ininteligibilidad y una buena colección de palabrejas que han sido tomadas prestadas del ámbito científico.

A esta ralea pertenecen autores que los intelectuales de ciencias sociales y humanidades veneran (precisamente porque no entienden ni una palabra de lo que escriben: fuera de la ciencia, se aplaude al que resulta hermético y adolece de claridad expositiva, pues ello es signo de sabiduría), como Lacan, Derrida, Baudrillard, Feyerabend o Deleuze.

Una panda de impostores impostados que van de Einstein cuando probablemente no saben cuál es el segundo principio de la termodinámica.

A fin de desenmascarar toda esta pamema orquestada por pedantes, Alan Sokal, un brillante físico francés, invirtió parte de su tiempo en escribir cosas como la siguiente:

La relatividad general de Einstein es, en términos técnicos, ‘perturbativamente no renormalizable’, lo que quiere decir que las fuertes no linealidades de la relatividad general son intrínsecas a la teoría, y cualquier planteamiento que pretenda considerarlas débiles es, simplemente, autocontradictorio.

Esta exposición, que hubiera sido devuelta a su remitente por cualquier publicación científica con una nota que diría algo así como “aprenda usted a escribir clarito, que se entienda, antes de marearnos de nuevo con un galimatías como éste”, sin embargo fue publicada por Social Text en el año 1996. No sólo eso, sino que el texto fue alabado por diversos intelectuales, como los gurús del momento Derrida o Lacan.

El título del artículo era Transgredir las fronteras: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica.

Sokal anunció entonces que su artículo era una farsa, que había escrito algo sin pies ni cabeza ex profeso, dejando en evidencia no sólo a los editores de Social Text, sino a los reputados intelectuales que lo refrendaron. Con este material, junto con unos clarificadores análisis de los principales textos de otros intelectuales y filósofos muy en boga, Sokal armó el libro Imposturas intelectuales.

Libro que, por supuesto, os recomiendo encarecidamente para descubrir cuán preocupante es la cara dura de muchos creadores de opinión y lo ultrajantemente estúpidos que son sus seguidores. Si escribe tan complicado y raro, razón debe tener, supongo que pensarán. Y también pensarán lo mismo que enarbolan los posmodernistas: que nada es objetivo, todo es posible, todo es opinión, todo es relativo, la verdad no existe, etcétera.

Imposturas intelectuales también contiene un capítulo dedicado a desmontar punto por punto el posmodernismo o constructivismo tan de moda hoy en día.

Recientemente, Sokal ha publicado una segunda parte de aquel libro que tanto me marcó: Más allá de las imposturas intelectuales, en el que presenta su farsa en forma de texto subidito de tono y la analiza convenientemente. Las notas explicativas ocupan decenas de páginas.

Hasta entonces, los vendedores de humo, los del tocomocho de las letras, vivían muy confortablemente en sus cátedras de la impostura porque los científicos no tenía ni tiempo ni ganas de bucear en sus oscuras reflexiones. Sokal se tomó la molestia y venció. Y todos debemos darle las gracias por ello.

Si tenéis curiosidad, podéis leer una reseña más amplia de Imposturas intelectuales que escribí para Papel en Blanco.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio