Compartir
Publicidad
Publicidad

Por primera vez se observa el nacimiento de Buckyballs en un laboratorio

Por primera vez se observa el nacimiento de Buckyballs en un laboratorio
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las Buckyballs son nanoestructuras formadas por exactamente 60 átomos de carbono, también llamadas C60. Su forma esférica y la alta impermeabilidad las hacen ideales para el transporte de sustancias, por ejemplo para llevar pequeñas dosis de medicamento a alguna parte del cuerpo. Si bien las aplicaciones de estas estructuras son casi ilimitadas, hasta ahora sólo se había podido teorizar sobre su generación, limitando la capacidad de generación en grandes cantidades.

Recientemente científicos del Laboratorio Sandia pudieron observar la generación de las Buckyballs, confirmando las hipótesis: al aplicar calor a una lámina de carbono de un átomo de espesor, esta tenderá a doblarse formando grandes esferas. A medida que se aumente la temperatura, se agregarán más átomos a estas esferas, formando versiones menos estables del C60; con más calor aún, las esferas comenzarán a contraerse y liberarán los átomos que sobran, hasta formar las Buckyballs, las estructuras más estables con esa configuración. Si se continuara aplicando calor, éstas finalmente se desvanecerían.

Las Buckyballs se forman a partir de estructuras hexagonales y pentagonales de átomos de carbono que parecerían soldadas entre ellas, como si fuera un balón de fútbol. La curvatura, sin embargo, se forma sólo a partir de las formas pentagonales: 12 en cada C60. Los átomos van dejando la estructura a medida que se aumenta la temperatura, hasta que el tamaño del C60 llega al mínimo tamaño estable, luego de lo cual las Buckyballs se desintegran.

El descubrimiento fue hecho por Jianyu Huang, mientras estudiaba propiedades de conductividad de nanotubos de carbono; estaba empleando un Microscopio de Efecto Túnel (STM) a su vez dentro de un Microscopio de Transmisión de Electrones (TEM.) Calentó un nanotubo de 10 nanómetros de diámetro hasta aproximadamente 2.000°C cuando observó la formación de las Buckyballs; una cámara CCD de alta resolución pudo capturar todo el proceso.

Via |Newswise Science News Sitio Oficial | Sandia National Laboratories Más Información | Euroresidentes (sobre las Buckyballs) Más Información | Sobre Buckminster Fuller (Expliación del nombre Buckyballs o Fullerenes)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio