Compartir
Publicidad

Biosensor de grafeno que detecta Staphylococcus aureus

Biosensor de grafeno que detecta Staphylococcus aureus
2 Comentarios
Publicidad

Científicos del CSIC han colaborado en el diseño de un biosensor que detecta rápida y selectivamente Staphylococcus aureus. El desarrollo de este artilugio tiene como base el óxido de grafeno, un derivado químico que sirve como capa transductora, para convertir el evento de detección en una señal eléctrica, y un aptámero, una molécula de ácido nucleico de cadena sencilla que actúa como capa de detección.

Staphylococcus aureus es una bacteria anaerobia facultativa, grampositiva, no esporulada que produce hasta siete tipo de enterotoxinas. Se encuentra distribuida por todo el mundo, se piensa que una de cada tres personas se hallan colonizadas, aunque no infectadas, por ella. Aunque no siempre es patógena S. aureus, es causa común de intoxicación alimentaria, infección en la piel o enfermedades respiratorias (sinusitis).

El óxido de grafeno, por su superficie, sus propiedades conductoras y capacitativas, es idóneo para el desarrollo de sensores electroquímicos. También es fácilmente procesable en forma de películas finas para anclar los aptámeros. El hecho de tener un sistema bidimensional fino representa una gran ventaja para la interacción y el funcionamiento del aptámero frente a otras sistemas como los nanotubos de carbono

Explica Wolfgang K. Maser, investigador del CSIC en el Instituto de Carboquímica.

Sus desarrolladores han dado el último paso en la construcción del biosensor mediante la funcionalización del sistema transductor con aptámeros tipo ADN, que funcionan como capa para detectar los microorganismos. Con un límite de detección de sólo una unidad en la formación de colonias, sobrepasa en simplicidad y rendimiento a los métodos actuales.

Este biosensor supera sistemas existentes en simplicidad y rendimiento y, por lo tanto, representa un progreso decisivo hacia sistemas de detección de microogranismos rápida y de tolerancia cero

Concluye el investigador de la Universitat Rovira i Virgili, Jordi Riu.

Vía | Science Direct

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio