Compartir
Publicidad

IPCC, el cambio climático bajo análisis

IPCC, el cambio climático bajo análisis
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El informe de la reunión sobre el cambio climatico del IPCC en Francia es inequívoco, hay calentamiento del sistema climático. Ya llevamos unos días a la espera del informe que de esa reunión saldrá y por el momento disponemos de un documento que representa una especie de resumen de lo que allí se ha debatido. En él se detallan los puntos clave que se han discutido, así como las principales conclusiones. Posteriormente se publicará el informe completo, así como las traducciones al español, árabe y otros idiomas.

El objetivo principal del encuentro es evaluar desde una perspectiva científica los conductores naturales y humanos que dan lugar al cambio climático. Con esto se pretende disponer de una visión completa y exhaustiva de los motivantes y posibles agravantes del cambio en las temperaturas, estaciones del año, en definitiva, del clima a nivel mundial. El informe se realizó contando con cerca de 600 autores de hasta 40 paises, y para la revisión han contado con más de 620 expertos en la materia, así como distintas autoridades gubernamentales. Además, representantes de 113 paises han estudiado detenidamente la agenda del evento, y han secundado el informe subyacente, sin duda mucho apoyo para que esto salga a la luz.Con respecto al anterior informe, el Third Assessment Report (TAR) en 2001, se ha alcanzado mayor comprensión de los procesos que han desembocado en un cambio real del clima, ya sea por las mejores mediciones en tierra, o por las mejores estaciones de observación por satélite. Además, ahora se dispone de mejores modelos del efecto invernadero y se tienen nuevos datos acerca de la radiación solar y el uso de los aerosoles.

Cambios temperatura
A grandes rasgos, se ha dividido el estudio en los potenciadores naturales y humanos. Como informe está expresado en un lenguaje totalmente neutro y carente de opinión, y sus conclusiones se basan estríctamente en probailidades (hablando de asignar responsabilidades ante los hechos). Las conclusiones afines a la opinión son cosa de los medios e instituciones que seguramente se pronunciarán al respecto y que procuraremos seguir desde aqui lo mejor posible.

A lo largo del informe se utiliza un indicador que representa la influencia de un determinado factor en los cambios en el balance de radiación entrante y saliente del sistema atmosférico de la Tierra. Sus unidades son Watt por metro cuadrado, y su valor es psitivo si influye en el calentamiento, y negativo si influye en el enfriamiento. Los valores se calculan viendo la proporción entre los niveles de 1750 y de 2005. A continuación, las principales conclusiones, sin entrar mucho en detalle para que el debate quede abierto y podamos ir en días posteriores analizando detenidamente cada punto.

Emisiones gases efecto invernadero

Las concentraciones atmosféricas globales en dióxido de carbono, óxido nitroso y metano se han visto incrementadas significativamente desde la época preindustrial, como así se puede verificar de acuerdo con el análisis de los núcleos de hielo con esa edad. Este incremento es de casi 100 partes por millón (ppm) alcanzándose las 379 ppm en el global de la atmósfera. Esto excede con mucho los niveles naturales en los últimos 650.000 años, que se sitúan en un rango de 180 a 300 ppm. Las razones de este incremento son el uso de combustibles fósiles para el dióxido de carbono, y la agricultura para el metano y el óxido nitroso. Con respecto al anterior informe, la parte asignable a la influencia humana ha pasado a considerarse de muy alta, frente a la responsabilidad alta reflejada en 2001. El indicador de balande de radiación sale positivo con una medida de +1.6 W m-2.

El calentamiento del sistema climático es inequívoco. Como hemos hablado en otras ocasiones aqui, esta conclusión se basa en las mejores técnicas de observación por satélite, y las técnicas de medición de la temperatura media global de la atmósfera, de los océanos, el paulatino decrecimiento de las masas heladas y el progresivo aumento del nivel de las aguas, siempre expresados en términos medios y globales. Algunas razones aducidas son los consecutivos récords de temperatura anual registrados en los últimos 12 años en la atmósfera, el aumento de temperatura oceánica hasta 3000 metros de profundidad, y el efecto que esto causa en el aumento del nivel del agua, en parte debido al incremento del volumen del agua al absorber los océanos gran parte del calor en exceso de la atmósfera.

Otras observaciones se centran en el cambio en las precipitaciones, habiéndose registrado incrementos en la frecuencia de fuertes precipitaciones, cambios en la salinidad media global de las aguas oceánicas, la pérdida de entre un 2.7% y un 7.8% del volumen de masas heladas por década (dependiendo de la estación), el aumento de casi tres grados centígrados en la temperatura media del permafrost,...

surface warming
La información paleoclimática también aporta datos reveladores, pues permite contrastar la información actual con los cambios climáticos que se produjeron en épocas pasadas mediante la extrapolación de los datos disponibles. Esto puede servir para arrojar luz sobre los cambios naturales en el clima, pues no todo puede ser achacado a la influencia humana. Parte sí, como estamos viendo en este resumen, pero evidentemente también hay causas naturales en el ajo.

Aproximadamente hace 125.000 años se sabe que el nivel de las aguas oceánicas estaba entre 4 y 5 metros por encima de los niveles del siglo 20, así como las temperaturas medias en los polos eran de 3 a 5 grados superiores a la actualidad, e incluso la reducción en la masa helada de Groenlandia pudo aportar no más de 4 metros al incremento de los niveles. De esta posibilidad de Groenlandia ya hablamos aquí en Genciencia hace algún tiempo, como recordaréis.

La actuación humana es muy probablemente decisiva en la mayor parte de las causas del aumento global de las temperaturas, y además en este informe se extienden las causas al calentamiento de los océanos, las temperaturas medias en los continientes, las temperaturas extremas y los patrones de viento. Hay que apreciar que se utilizan las palabras muy probablemente y en la mayor parte de las causas. esto es significativo y no debemos dejarnos engañar por interpretaciones malintencionadas, ya que se está asignando una responsabilidad en parte de las causas a la intervención humana, y por mucho que esa probabilidad se considere muy alta, no quiere decir que sea la única. ¿Es importante?, pues sí. A este respecto se hace notar que la probabilidad de que estos cambios se hayan producido sin intervención externa a la Naturaleza es muy poco probable. Otra forma de decir lo mismo.

Retomaremos estos temas más profundamente en los próximos días, para no hacer excesivamente largo este post, y seguimos esquematizando las principales conclusiones del informe, ahora exponiendo los pronósticos realizados al cambio futuro del clima.

Las temperaturas medias globales se incrementarán en 0.2 grados centígrados por década. Advierten que aunque los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero permaneciese congelado a los niveles del año 2000, el incremento tan sólo se recduciría a la mitad, es decir, 0.1 grados centígrados por década. Los niveles actuales auguran que los cambios en el clima se verán incrementados a lo largo del siglo 21, y que serán muy probablemente superiores a todo lo visto en el siglo 20. Además, algo que nos debe llamar la atención es que, aunque las emisiones se paralizasen, no creciesen, los efectos del cambio seguirían estando presentes por centenares de años debido al largo plazo de los ciclos del clima, y a las realimentaciones del mismo. Es decir, el clima seguiría viéndose afectado por los factores del pasado y seguiría en situación de cambio como si se tratase de una herida abierta a la que de repente dejamos cicatrizar lentamente. No se trata de limitar las emisiones y suspirar aliviados, sino que el proceso de cambio perdurará por mucho que nos apresuremos a cambiar nuestras políticas. Eso no quiere decir que no tenga remedio, sino de que cuanto antes reaccionemos, antes nos alejaremos de las consecuencias nefastas... y quizás la cuarta o quinta generación a partir de ahora pueda decir que ya no temen el cambio climático, con suerte.

Lo que está claro es que en el informe hay y habrá muchísima información, correcciones y apéndices, y que podéis obtener mucha información leyendo el resumen que encontraréis en los enlaces, más abajo, y por supuesto, en los posts que vayamos elaborando acerca de este tema.

Fuente | Summary for policymakers, resumen inicial al informe. Más información | Press Release

En Genciencia | Medio Ambiente En Genciencia | Cambio climático

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio