Compartir
Publicidad

El cultivo de maíz contamina el aire hasta tal punto que es responsable de la muerte de miles de personas al año

El cultivo de maíz contamina el aire hasta tal punto que es responsable de la muerte de miles de personas al año
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Olvídate del carbón o los coches impulsados con diésel. Son ambos responsables principales de la mala calidad de nuestro aire. Pero deberíamos también empezar a fijarnos en otros focos que se nos antojan inofensivos, como la producción de maíz.

Es lo que sugiere un nuevo estudio publicado en Nature encontró que analizó los cultivos de maíz de Estados Unidos y ha concluido que estos podrían contribuir a miles de muertes por contaminación del aire al año.

Maíz

Los investigadores responsables del estudio, de la Universidad de Minnesota, atribuyeron alrededor de 4.300 muertes prematuras solo en Estados Unidos debido al cultivo de maíz. Para hacerlo, modelaron los impactos de las emisiones de la producción de maíz y los compararon con las muertes locales relacionadas con la contaminación.

El maíz ocupa más de 90 millones de acres de tierras agrícolas ubicadas principalmente en el Medio Oeste y las Grandes Planicies. Los agricultores cultivaron enormes cantidades de maíz, la mayoría de los cuales ni siquiera fueron consumidos directamente por los humanos. Cada año, alrededor del 90 por ciento se destina a la alimentación del ganado y la producción de etanol. Estados Unidos también es el mayor exportador mundial de maíz y subsidia en gran medida su producción para mantener los precios bajos.

Corn On The Cob 2941068 960 720

Si bien las etapas anteriores de la cadena de suministro de maíz (como la producción de fertilizantes) tuvieron efectos sobre la contaminación del aire, el estudio remonta más del 86 por ciento de esos impactos tuvieron lugar directamente en las tierras de cultivo.

El nitrógeno es necesario para el crecimiento del maíz, pero debido a que el grano no produce el suyo, tiene que tomar nitrógeno del suelo. Para mejorar la calidad de la producción de maíz, los agricultores involucrados en prácticas agrícolas industriales a gran escala agregan artificialmente nitrógeno al suelo. De hecho, los campos de maíz reciben casi la mitad de la cantidad total de fertilizantes nitrogenados utilizados en el país. Un fertilizante popular es el amoníaco, que los agricultores inyectan en el suelo como gas, sólido o líquido.

Una vez en la tierra, el amoníaco se convierte en nitrato, un compuesto que las plantas pueden absorber. Pero algo de amoníaco también se escapa a la atmósfera en forma de gas.

Una vez que el amoníaco ingresa a la atmósfera, contribuye a partículas finas que causan enfermedades respiratorias e incluso la muerte. A diferencia de los gases de efecto invernadero, que se diseminan por toda la atmósfera, las particulas finas, que son demasiado pequeñas para que las vea el ojo humano, permanece relativamente localizada, lo que permite vincular las muertes por contaminación del aire a las fuentes específicas de esa contaminación.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio