Compartir
Publicidad

Cuando la Tierra se puso demasiado fría y demasiado caliente (I)

Cuando la Tierra se puso demasiado fría y demasiado caliente (I)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hubo momentos, en tiempos pretéritos, en los que todo parecía perdido, en los que el mundo estaba engullido por las tinieblas, en los que no había posibilidad alguna para sobrevivir, en los que la Tierra parecía haber sido invadida por marcianos.

Esos momentos pueden dividirse en dos, momentos tremendamente fríos y momentos tremendamente calientes. A continuación, vamos a poder refocilarnos en estos dos momentos apocalípticos de la Tierra que representan puntos diametralmente opuestos del mercurio.

Muy, muy frío

Ice Cubes 1224804 960 720

El frío es un enemigo de la vida, salvo para algunos organismos extremófilos. En ese sentido, los momentos más gélidos de la historia de la Tierra tuvieron lugar con las llamadas glaciaciones.

Estos fenómenos son regulares, aparecen cada cierto tiempo, como en Juego de Tronos. El motivo es que la Tierra se bambolea como una peonza, lo que cambia el eje de la Tierra cada 41.000 años. Además, cada 100.000 y cada 400.000 años, varía el alargamiento de la órbita terrestre. Ambos fenómenos dan lugar a los llamados ciclos de Milankovic. Las glaciaciones, pues, no tienen mayor secreto.

Sin embargo, las glaciaciones se volvieron mucho más cruentas hace unos dos millones de años debido a dos acontecimientos en apariencia anodinos que fueron propiciados por el movimiento de las placas tectónicas:

-La cordillera del Himalaya aumentó su elevación.

-América del Norte y la del Sur se unieron por Tierra.

¿Qué tiene que ver eso con el frío? El primer punto supuso la modificación del aire del conjunto de la superficie del planeta. El segundo punto, cerrar el canal tropical que permitía el intercambio de agua entre los océanos Pacífico y Atlántico, potenciándose así un flujo norte-sur. En la Tierra todo está conectado de algún modo, y los aleteos de mariposas provocan tsunamis en la otra parte del mundo.

Cada vez que llegó una de estas glaciaciones, nuestros antepasados estuvieron a punto de extinguirse. Con todo, estas glaciaciones no fueron nada comparadas con las que aparecieron en tiempos más antiguas. No vano, estos episodios se conocen como superglaciaciones (lo cual no es muy original) o Tierra bola de nieve (en serio). Aproximadamente tuvieron lugar hace 650 millones de años, duraron millones de años, y fueron causadas por las algas, tal y como explica Marcus Chown en su libro El universo en tu bolsillo:

Las causas son objeto de debate. Pero una explicación probable del más antiguo de esos episodios es que fuese causado por algas verdeazuladas que, de pronto, adquirieron por vía evolutiva la capacidad de dividir las moléculas de agua y de liberar oxígeno a través de la fotosíntesis. Esa novedad acaeció unos 2.300 millones de años atrás. El oxígeno emitido por aquellas cianobacterias destruyó el metano (un gas de efecto invernadero muy abundante hasta entonces en la atmósfera) que mantenía caliente la superficie del planeta.

Lo más parecido a un frío semejante en tiempos recientes fue la pequeña edad de hielo que tuvo lugar en Gran Bretaña entre el siglo XVII y el XVIII. El Támesis se congeló, y sobre el hielo se llegaron a celebrar ferias. La primera de ellas se celebró en 1309, y la última, en 1814.

En la próxima entrega de este artículo, nos adentraremos en los momentos más calientes de la Tierra.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio