Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Construir una batería Tesla es tan contaminante como el coche de gasolina?

¿Construir una batería Tesla es tan contaminante como el coche de gasolina?
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay una idea cada vez más difundida, sobre todo por quienes le tienen cierta inquina a los coches eléctricos, de que la producción de la batería de Tesla produce emisiones de carbono equivalentes a la conducción de un vehículo de combustión interna durante ocho años.

Pero ¿eso es cierto?

La batería Tesla

Vamos a intentar demostrar que la afirmación anterior, que procede de los datos de un estudio sueco, no tiene sentido.

En el estudio se postula que la producción de una batería de 100 kWh (la mayor de Tesla) produce 17,5 toneladas de dióxido de carbono. La pregunta sería entonces cuánto deberíamos conducir un vehículo de combustión interna para emitir esa cantidad de dióxido de carbono.

Car 1209912 960 720

Según el estudio, son 8,2 años. Sin embargo, para llegar a esta cifra se han obviado algunos parámetros. El primero, que la gasolina aparece mágicamente en el tanque del vehículo, pues solo se tiene en cuenta el impacto que produce que use en el vehículo. El segundo, que el coche no debe conducirse demasiados kilómetros por año.

Supongamos que el coche de gasolina es un modelo similar a un Tesla Modelo S P100D, que utilizaría la batería en cuestión. Supongamos que estamos hablando del Audi A8 4.0. Según la EPA, ese coche emite 6.2 toneladas métricas de CO2 por año, a 15.000 millas de conducción anual (casi 25.000 kilómetros).

Pero la gasolina no aparece mágicamente en el tanque de combustible. A esa cifra hay que sumar 1,1 toneladas adicionales de carbono ascendente de resultas de conseguir el combustible.

De momento, tenemos lo siguiente: 17,5 (producción de batería) frente a 7,3 (emisiones anuales totales de A8): la huella de carbono de la batería equivale a menos de tres años de emisiones del motor.

Finalmente, como explican en Popular Mechanics, está el hecho de que podemos alimentar nuestro Tesla con un techo solar, y reponer las baterías anteriores del coche para el almacenaje de energía casera.

En otras palabras, si no ceñimos al impacto medioambiental, un coche eléctrico resulta mucho más interesante. E incluso podríamos afirmar que lo mejor que le puede pasar al medioambiente es que la gasolina no deje de subir de precio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio