Publicidad

En las ciudades, los árboles se desarrollan a otra velocidad: más deprisa

En las ciudades, los árboles se desarrollan a otra velocidad: más deprisa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Muere joven y deja un cadáver bonito, línea de diálogo pronunciada por Humphrey Bogart en Llamad a cualquier puerta, parece ser la consigna a la que se acogen los árboles cuando están en las grandes ciudades, porque crecen más deprisa y también mueren más jóvenes.

Los hallazgos, publicados en la revista PLOS ONE, sugieren que esto genera una pérdida neta de almacenamiento de carbono en los árboles de la calle.

Almacenamiento de carbono

Comparando los de los sistemas rurales y forestales, los investigadores del estudio citado estimaron el crecimiento específico del tamaño, la mortalidad y las tasas de plantación en los árboles bajo control municipal, empleando a su vez un modelo para pronosticar cambios a corto plazo en las reservas de carbono sobre el suelo de la calle en varios escenarios.

Sacaron a la luz entonces tasas aceleradas de ciclos de carbono en árboles de la calle, con tasas de crecimiento de diámetro medio casi cuatro veces más rápidas en la ciudad de Boston, que se encuentra cerca del bosque en el área rural de Massachusetts.

Además, a pesar del mayor crecimiento de los árboles urbanos, las altas pérdidas de mortalidad (más del doble que las de los bosques rurales) provocan una pérdida neta de almacenamiento de carbono. Según explica el autor principal del estudio, Ian A. Smith:

Las ciudades están a la vanguardia de la implementación de políticas de mitigación del clima, incluida la ecologización urbana, para combatir el aumento de las temperaturas y las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Descubrimos que las iniciativas de plantación de árboles por sí solas pueden no ser suficientes para mantener las marquesinas urbanas en ciudades más antiguas como Boston.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir