Compartir
Publicidad

Principales causas de las dermatitis de contacto

Principales causas de las dermatitis de contacto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un reciente estudio de la Clínica Mayo ha identificado y clasificado por importancia, las diversas causas de esa afección tan común de la piel como es la dermatitis de contacto. Esta enfermedad, de tipo alérgico, se caracteriza por la inflamación de la piel tras reaccionar a un alérgeno, eso es, una substancia o material que es capaz de desencadenar una reacción alérgica.

La dermatitis de contacto es más frecuente cuanto mayor es la edad de la persona e incluso es considerada como enfermedad profesional, sobre todo en el caso de trabajadores que han estado expuestos durante mucho tiempo a productos que pueden crear este tipo de alergia. Pero no debe pensarse que únicamente se trata de un problema de los adultos, pues una porción considerable de los problemas de piel en niños se deben a este tipo de dermatitis.

El síntoma típico que aparece en la dermatitis de contacto es una lesión en la piel, conocida como eczema de contacto, que se caracteriza por un enrojecimiento de la piel, a veces acompañado de exudación, que se va transformando con el paso de los días en una mancha que se seca y descama lentamente. Si no se trata, pueden repetirse los eczemas en el tiempo y, tras muchos meses, puede entrar en fase crónica, transformándose la lesión en una región de piel muy seca y engrosada. Otro de los síntomas frecuentes es la aparición de picor en el área de la lesión. Estos eczemas suelen aparecer en las porciones de piel que están en contacto con los materiales que provocan la alergia, aunque no siempre suecede así, pues en algunos casos está afectada la piel que nunca contactó con el alérgeno e, incluso, afectar a toda la piel.

Según el nuevo informe de la Clínica Mayo, los principales desencadenantes de la dematitis de contacto, ordenados por orden de importancia, serían los siguientes:

Níquel, presente en joyas, relojes, cinturones, botones... Oro, que aparece en joyas, relojes, anillos y objetos de lujo. Bálsamo de Perú, producto vegetal presente en muchos cosméticos. Mercurio, presente en antisépticos y vacunas. Neomicina, antibacteriano que puede localizarse en cremas o pomadas. Fragancias, muchas veces fabricadas con combinaciones alergénicas. Formaldehído, producto conservante en industria y en el hogar. Cloruro de cobalto, presente en pinturas, botones y tintes. Bacitracina, un antibiótico de uso tópico. Conservantes, en concreto algunos localizados en cosméticos y pinturas.

Con esta breve lista no se terminan, ni mucho menos, los materiales o substancias que pueden llegar a provocar dematitis de contacto. Vivimos en un mundo tecnificado, rodeados de todo tipo de compuestos químicos y plásticos por doquier, sin que nos demos cuenta que muchos de ellos podrían llegar a causarnos una reacción alérgica.

Más información | Clínica Mayo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio