Compartir
Publicidad
Publicidad

La sonrisa sardónica

La sonrisa sardónica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Esta estupenda imagen de Frank H. Netter, uno de los mejores ilustradores que ha dado la medicina moderna, muestra estupendamente el signo que en Medicina conocemos como sonrisa sardónica.

Esta fascies se describía clásicamente como una cara de terror con sonrisa. Se debe a la contractura generalizada de la musculatura de la cara que se da en los pacientes afectos de tétanos. La sonrisa, concretamente, se debe a una contracción de los maseteros que produce lo que científicamente llamamos trismus, o imposibilidad para abrir la boca.

El tétanos es una enfermedad producida por una toxina producida por la bacteria Clostridium tetani, que en muchos casos evoluciona hasta la muerte del paciente. La molécula sintetizada por el C. tetani viaja hasta el sistema nervioso central y provoca una contracción generalizada de los músculos del cuerpo, llegando a impedir la acción de la caja respiratoria torácida.

Frente a un tétanos generalizado, sólo nos resta usar medidas de soporte (nutrición intravenosa, respiración artificial, etc.) hasta que la toxina desaparezca del cuerpo. Una recuperación completa puede tardar varios meses en tener lugar. Es por eso que la acción más importante contra el tétanos radica en su prevención mediante las vacunas con toxoide tetánico, que es necesario administrarse cada 10 años.

El tétanos se contrae mediante heridas contaminadas con tierra o herrumbre. Ante un caso como éste, hay que asegurarse de que el herido ha sido vacunado convenientemente y, de lo contrario, se administrará una dosis de vacuna y/o de anticuerpos específicos contra la toxina tetánica.

Más información | Tétanos en Medline Plus En Genciencia | La primera radiografía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio