Compartir
Publicidad

La enfermedad de chagas

La enfermedad de chagas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

La tripanosomiasis americana, o brasileña, más conocida como enfermedad de chagas constituye un problema sanitario de gran importancia, pero es poco conocido fuera de los lugares donde aparece comunmente, esto es, en América Central y del Sur. Se trata de una infección causada por un parásito protozoario, el Tripanosoma cruzi. Las estadísticas relacionadas con esta enfermedad no son como para tomárselas a broma pues, se calcula que, actualmente, están infectadas más de veinte millones de personas, de las que fallecen unas cincuenta mil anualmente.

La enfermedad se presenta en dos fases diferenciadas, una aguda y otra crónica. La primera de las fases puede ser asintomática, salvo por un enrojecimiento del área donde el insecto ocasionó la infección, puede pasar desapercibida. Cuando avanza el mal, se producen diversas inflamaciones, como las oculares o de las linfáticas. Cuando el parásito se ha extendido en el interior del cuerpo, aparece fiebre y malestar además de inflamación de órganos internos. Pasada esta fase aguda, puede convertirse en un mal crónico, muchas veces sin provocar ningún síntoma durante años hasta que, finalmente, desencadena problemas digestivos y cardíacos. Estos últimos pueden llegar a provocar la muerte del enfermo. Actualmente existen diversos tratamientos para las dos fases de la enfermedad que resultan bastante efectivos pero, dadas las características de transmisión, lo que verdaderamente puede frenar la expansión de la enfermedad de chagas es una mejora en las condiciones de vida de muchas poblaciones del continente americano. El microscópico parásito se transmite a través de insectos chupadores de sangre que, por lo general, habitan en áreas poco salubres, vivendas mal acondicionadas o espacios degradados del sur del continente americano, constituyendo un grave problema que afecta a las poblaciones con menos recursos. Los insectos adquieren el parásito tras picar a un animal o persona que ya están infectados. La forma de infección es variada pero, comunmente, se produce a través de las heces depositadas por los insectos chupadores en la piel de su víctima. El contacto de esas heces que contienen al parásito con la herida causada por el insecto chupador o su ingestión o inhalación hace que el tripanosoma llegue hasta el interior del cuerpo y se contraiga el mal.

Esta enfermedad recibe su nombre de su descubridor, el médico brasileno Carlos Chagas, que la describió allá por 1909, aunque en otros lugares, como Argentina, es conocida como mal de Chagas-Mazza, en recuerdo del médico argentino Salvador Mazza, un gran especialista en esta patología.

Más información | MedLine

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio