Compartir
Publicidad
Publicidad

La dieta pobre en zinc aumenta el riesgo de la hipertensión

La dieta pobre en zinc aumenta el riesgo de la hipertensión
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Según una noticia de La Nación, una dieta pobre en zinc durante la niñez aumenta el riesgo de sufrir hipertensión arterial en la vida adulta. Los estudios los han realizado los investigadores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, éstos han sido publicados en la revista Pediatric Research.

Ya se sabía que la deficiencia de zinc en la dieta deteriora el crecimiento y la madurez, además, también produce anemia. Muchos alimentos contienen ciertas concentraciones de zinc, el agua que bebemos también contiene una determinada cantidad de este mineral, esta sustancia es un elemento esencial en nuestra salud, pero en su justa medida.

Una deficiente absorción de esta sustancia, puede producir pérdida del apetito, una disminución de la sensibilidad, del sabor y del olor, además puede producir pequeñas llagas y algunas erupciones cutáneas. Los científicos realizaron un estudio con ratones, estos presentaban una deficiencia de zinc a partir de su destete y hasta su crecimiento. Durante 60 días sometieron a la mitad de los ratones a una dieta baja en zinc, cuando éstos llegaron a la edad adulta, presentaban una presión arterial alta comparable con la hipertensión arterial. Además existían alteraciones en el sistema de producción de óxido nítrico, una sustancia fundamental para la salud cardiovascular y en los riñones se detectó una menor cantidad en la capacidad de filtrado de la sangre, este es otro factor que repercute sobre la presión arterial.

Para que nuestro sistema inmunológico funcione adecuadamente y las heridas cicatricen correctamente es necesaria una ingesta de zinc adecuada. La carne es uno de lo alimentos que presenta altos valores de zinc, pero tampoco conviene atiborrarse, ya que unos niveles altos pueden dañar el páncreas y alterar el metabolismo de las proteínas causando arteriosclerosis.

Para preservar nuestra salud, nada mejor que una dieta equilibrada que nos aporte los distintos nutrientes necesarios para nuestro cuerpo en su justa proporción.

Vía | La Nación Más información | Pediatric Research

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio