Compartir
Publicidad

En Estados Unidos hay menos afroamericanos estudiando Medicina que en 1978

En Estados Unidos hay menos afroamericanos estudiando Medicina que en 1978
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de tantos problemas a los que deben enfrentarse los afroamericanos en Estados Unidos es al factor de que hay muy pocos doctores afroamericanos. No solo porque estos pacientes puedan necesitar a doctores culturamente más conectado con ellos, sino, sobre todo, porque se está desperdiciando mucho talento potencial solo por el color de la piel.

Factor cultural y prejuicios raciales

La competencia cultural juega un papel importante en la comunicación que va más allá de las habilidades de diagnóstico. Abarca el conocimiento, las habilidades y las actitudes necesarias para salvar las brechas culturales, étnicas y lingüísticas entre los pacientes y los facultativos.

A veces, estas diferencias son inconscientes. Según un estudio, los pacientes afroamericanos recibieron mucha menos empatía de parte de los médicos blancos que de sus homólogos étnicos en sus tratamientos, a pesar de recibir la misma información objetiva.

Otro estudio sugiere cosas aberrantes sobre los prejuicios raciales: la mitad de los estudiantes de medicina de la Universidad de Virginia creían falsamente que la sangre de los pacientes afroamericanos se coagula más rápido que la de los pacientes blancos y que los afroamericanos tienen más tolerancia al dolor que los blancos.

Medic 563425 960 720

Sin embargo, hace poco más de un año, la Association of American Medical Colleges dio la voz de alarma, informando de que había menos hombres afroamericanos solicitando y asistiendo a la escuela de medicina que en 1978. Los datos también muestran que los médicos afroamericanos tienen mayor probabilidad de trabajar en la atención primaria que en la atención especializada.

Las razones hay que buscarlas en los inicios de la educación. En realidad, la mayoría de los niños afroamericanos acuden a escuelas altamente segregadas. En comparación con otras escuelas, las escuelas segregadas tienen un menor gasto por alumno, peor calidad docente y menos recursos educativos, además de niveles más altos de pobreza, delincuencia y violencia en el vecindario.

Posteriormente, habrían de buscarse estrategias más creativas para subvencionar y becar a estudiantes afroamericanos que decidan optar por la medicina.

Y, finalmente, también debería remediarse la falta de médicos afroamericanos en posiciones de liderazgo en los hospitales, universidades y clínicas. Los hombres afroamericanos representan solo el 2 por ciento de los docentes a tiempo completo en las instituciones que otorgan MD. Esto envía una señal equivocada a los jóvenes aspirantes a estudiantes afroamericanos que observan escasez de modelos a seguir.

De no hacerlo, estaremos desperdiciando miles de mentes potencialmente capaces de convertirse en excelentes médicos, no solo para sus allegados culturalmente, sino para todos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio