Compartir
Publicidad

Ciencia promocionada por marcas comerciales: un mal negocio (II)

Ciencia promocionada por marcas comerciales: un mal negocio (II)
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otro caso que demuestra que hacer investigaciones científicas patrocinadas por marcas comerciales es un mal negocio es el de la doctora Nancy Olivieri, de la Universidad de Toronto, una especialista internacionalmente reconocida en la talasemia, una enfermedad de la sangre.

El estudio que le financió la empresa farmacéutica Apotex en 1998 se centraba en la eficacia de la deferiprona en jóvenes pacientes que sufrían talasemia. Pero Olivieri halló que la deferiprona no era segura: podía tener efectos secundarios peligrosos. Sin perder tiempo, Apotex canceló el estudio y amenazó a Olivieri con sus abogados si daba a conocer públicamente los resultados.

Pero Olivieri, cuyo código deontológico tenía más peso que la cláusula que inadvertidamente había firmado al asumir el contrato de patrocinio de Apotex, acabó publicándolo todo en The New England Journal of Medicine. La universidad, sin embargo, se puso de parte de Apotex y destituyó a Olivieri de su alto cargo de investigadora del hospital. Tras una larga polémica pública, Olivieri fue de nuevo restituida en su puesto.

Sin embargo, todos estos casos palidecen si los comparamos con el contrato de investigación que una fábrica textil hizo firmar al doctor David Kern, un profesor asociado de la Brown University de Rhode Island que trabajaba como médico laboral en el Memorial Hospital de Rhode Island. Al principio se trataba de estudiar solamente dos casos de enfermedades de pulmón que se habían tratado en el hospital.

Kern descubrió, sin embargo, que había más casos entre los 150 empleados de la planta textil: 6 en total, cuando la incidencia de este mal en la población general es de un caso por cada 40.000 personas.

Como en los casos anteriores, la fábrica se negó a que se publicaran tales resultados, la universidad se puso de parte de la empresa y se decidió cerrar la clínica en la que Kern desarrollaba su trabajo.

Como debéis imaginar, estos casos dejan en evidencia que deben de existir muchos más que no salen a la luz. De hecho, según un estudio de 1994 sobre las relaciones entre las empresas y la investigación en universidades de Estados Unidos, en la mayoría de ocasiones la empresa interfiere sin que nada se sepa.

Por si esto fuera poco, las grandes multinacionales empiezan a invadir el espacio universitario de formas mucho más agresivas, incluso antes de que empiecen las investigaciones. Lo explica así Naomi Klein:

Lo que en realidad significa este salto es que los programas se diseñan para satisfacer el propósito de cátedras de investigación financiadas por las empresas y bautizadas con nombres tan sonoros como la de Profesor Emérito de Administración de Hoteles y Restaurantes Taco Bell de la Universidad estatal de Washington, la cátedra Yahoo! de Tecnología Informática de la Universidad de Stanford y la cátedra Lego de Investigación sobre la Enseñanza del Instituto de Tecnología de Massachussets.

Vía | No Logo, de Naomi Klein

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos