Compartir
Publicidad

¿A qué se debe el efecto placebo?

¿A qué se debe el efecto placebo?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Llamamos efecto placebo a la situación que puede llevar a que un paciente mejore de sus síntomas tras tomar una sustancia o someterse a una exploración que no tiene actividad frente a su enfermedad. El principal uso que tienen los placebos en la actualidad es el de servir como contraste en los ensayos clínicos.

Pero, ¿a qué se debe que determinadas personas acusen el efecto placebo, mientras que otras no caen en la trampa? Los responsables de un nuevo estudio de la Universidad de Michigan, publicado en la revista Neuron, pretende haber encontrado la respuesta.

Según los resultados obtenidos por el equipo de David J. Scott y el Dr. Zubieta, la respuesta ante el placebo se debería al efecto que el enfermo espera experimentar antes de recibirlo. Cuando un individuo anticipa una buena respuesta al supuesto fármaco, libera en el núcleo accumbens del cerebro una cantidad de dopamina directamente proporcional al alivio que experimentan a posteriori. El núcleo accumbens, es una zona del cerebro relacionada con la sensación de placer.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron imágenes obtenidas a través de PET (tomografía por emisión de positrones) y RMf (resonancia magnética funcional), que permiten observar el metabolismo y la actividad cerebral para una sustancia determinada. En este caso, se centraron en la dopamina.

Resumiendo el experimento de forma simple, los individuos que participaron en el estudio, recibieron una inyección de suero salino en la mandíbula, muy dolorosa, y a continuación se les administró un supuesto analgésico o un placebo, que en ambos casos se trataba de la misma sustancia inocua. Para evitar que los resultados obtenidos por las pruebas pudieran ser camuflados por los propios participantes, se le realizaron mientras jugaban a acertar preguntas recompensadas económicamente.

Antes de recibir el pinchazo, fueron interrogados acerca de los beneficios que esperaban obtener del analgésico y, a posteriori, sobre lo que habían experimentado realmente. Sólo la mitad de los individuos reconocieron haber notado mejoría del dolor tras el supuesto fármaco.

Las MRf mostraron que en el grupo de los respondedores a placebo, la concentración de dopamina en el núcleo accumbens era significativamente mayor que entre aquellos que no informaron mejoría.

Más información | University of Michigan Más información | Neuron En Genciencia | Sulfadoxina-pirimetamina, nuevo tratamiento que reduce los casos de malaria clínica en bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos