Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Se ha reencontrado la octava maravilla del mundo tras 131 años?

¿Se ha reencontrado la octava maravilla del mundo tras 131 años?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mítico monumento neozelandés que se creía destruido por la erupción volcánica del Monte Tarawera en 1886, las Terrazas Blancas y Rosas podrían no estar destruidas.

Las terrazas se encontraban en los bordes del lago Rotomahana hasta que el 10 de junio de 1886 entró en erupción el Monte Tarawera, causando un cataclismo equivalente al que originó la bomba más potente de todos los tiempos, la del Zar. El cráter quedó rellenado por el agua del lago.

Las terrazas

Las Terrazas Blancasy Rosas se formaron a través de grandes cantidades de bicarbonato de calcio arrastradas por el agua caliente. Posteriormente se precipitaron en forma de carbonato cálcico creando extensas capas de caliza y travertino.

Se creía que se había perdido la que se considera la "octava maravilla del mundo". La búsqueda de sus restos se ha llevado a cabo desde entonces, pero un documento de 2016 en el Journal of New Zealand Studies afirma haber hecho un gran avance.

Cro8fh7mozgyasgsddwj

Todo ello gracias a un diario del geólogo del siglo XIX, el doctor Ferdinand von Hochstetter. Recuperado en 2010 de una colección museística, ha sido recientemente revisado por un bibliotecario de investigación y un historiador, llegándose a la conclusión de que describe con precisión la ubicación de este lugar mítico.

Los investigadores argumentan que las descripciones utilizadas por los colonialistas británicos en aquel entonces eran un tanto caprichosas y no particularmente precisas.

Argumentando que su margen de error está ahora a unos miserables 35 metros, han solicitado a las autoridades que inicien una expedición geológica para ayudar a confirmar si tienen o no razón. Si la tienen, habrán resuelto uno de los enigmas científicos más misteriosos del mundo. Según han explicado los investigadores:

Hemos dedicado más de 2.500 horas de investigación en los últimos 12 meses. Estamos seguros de que, después de todo este esfuerzo, hemos identificado las ubicaciones de las terrazas. Estamos más cerca de lo que nadie ha estado en los últimos 130 años.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio