Compartir
Publicidad

Petróleo y gas, una realidad del siglo XXI

Petróleo y gas, una realidad del siglo XXI
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las estimaciones de los expertos en geología indican que las energías fósiles, en particular el petróleo y el gas natural, continuarán dominando el mercado de la energía mundial durante los primeros 40 u 80 años del siglo XXI.

El gas natural es una fuente de energía cada vez más demandada y a la que no se han puesto objeciones desde el punto de vista ecológico. La exportación de gas de Noruega a los países de Europa casi se triplicará de aquí al año 2009, si bien concurrirá con la exportación de gas de Rusia y Argelia. La posición de Noruega en el contexto europeo como nación productora de gas y petróleo es mucho más prominente, dado que es suya la mitad de todos los recursos europeos en hidrocarburos. Los hidrocarburos son compuestos bioquímicos formados únicamente por carbono e hidrógeno. Consisten en un armazón de carbono al que se unen átomos de hidrógeno. Forman el esqueleto de la materia orgánica.

Los hidrocarburos extraídos directamente de formaciones geológicas en estado líquido se conocen comúnmente con el nombre de petróleo, mientras que a los que se encuentran en estado gaseoso se les conoce como gas natural. Los hidrocarburos constituyen una actividad económica de primera importancia, pues forman parte de los principales combustibles fósiles (petróleo y gas natural), así como de todo tipo de plásticos, ceras y lubricantes.

El gas natural consiste en una mezcla de gases, en proporciones variables, pero donde el metano (CH4) constituye más del 70%. Otros gases que pueden estar presentes en proporciones apreciables son el nitrógeno (hasta el 20%), dióxido de carbono (hasta el 20%) y etano (C2H8, hasta el 10%).

Proviene de la degradación de materia orgánica. En muchos casos va asociado a yacimientos de petróleo, aunque en otras ocasiones se descubre aislado. El componente fundamental del gas natural, el metano, también puede producirse artificialmente mediante la fermentación bacteriana de materia orgánica (por ejemplo en una depuradora de aguas residuales).

El gas natural en España

En 2003 se han consumido en España 274.490 GWh de gas natural, lo que supone un crecimiento del 13,3% respecto a las cifras de 2002. El gas natural constituye en 2003 el 15,6% de toda la energía consumida en España. En 1985 esta cifra era únicamente de un 2%, lo que da una idea del crecimiento que ha tenido en España esta fuente de energía y su importancia, no sólo desde el punto de vista medioambiental, sino también como factor de competitividad de las empresas españolas.

El petróleo en España

El petróleo y sus derivados constituyen la mayor parte de la energía consumida en España (en 2003, un 51% de la energía primaria provino del petróleo). El consumo en 2003 aumentó un 1,7% respecto a 2002 para situarse en 71,7 millones de toneladas.

Aunque en España existen yacimientos de petróleo, su producción en 2003 fue sólo de 321 miles de toneladas, lo que hace que la práctica totalidad del crudo que se trata en las diez refinerías españolas tenga que ser importado.

Los países que en 2003 suministraron más del 10% del total son Rusia, México, Arabia Saudita, Libia y Nigeria.

Fuente de Información | Ministerio de Industria del Gobierno de España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos