Compartir
Publicidad
Publicidad

La Cueva de la Flauta de Caña: la Capilla Sixtina natural

La Cueva de la Flauta de Caña: la Capilla Sixtina natural
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Cueva de la Flauta de Caña (Red Flute Cave), próxima a la ciudad de Guilin, en la región autónoma de Guangxi Zhuang, en el sudeste de China, bien podría ser una Capilla Sixtina completamente natural.

Su nombre se debe a las cañas de bambú que crecen en la entrada de la cueva, de las que se fabricaban flautas que todavía hoy podéis comprar por unos pocos yuanes. Pero esta gruta de 240 metros de profundidad, que fue descubierta durante la dinastía Tang hace casi 1.300 años, no es popular por sus cañas, ni tampoco por sus dimensiones, lo suficientemente grandes como para que durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial sirviera como refugio de alrededor de 1.000 personas, sino por su techo y sus paredes, que son algo así como la versión desdibujada y chillona de las cuevas de Altamira.

Del techo fluyen literalmente colores, gota a gota. Un techo que sostiene un río. El agua se cuela entre la roca caliza. Y finalmente aparece originando formas caprichosas, creando estalagtitas, estalagmitas y otras formaciones que parecen cascadas pétreas y que han sido bautizados con nombres tan gráficos como La Montaña de Fruta, el Palacio de Cristal, la Flor, la Pagoda del Dragón o el Bosque.

Para reforzar estas imágenes, la cueva está iluminada convenientemente con luces de colores, que tintan las paredes y techos de púrpura, de rosa pastel, de verde o de azul, dotando al lugar de un ambiente como de castillo místico (no en vano, a la caverna también se la conoce con el nombre de Palacio del arte de la naturaleza), aunque hay quienes opinan que esta injerencia artificial le hace perder encanto natural a la gruta. Y es que al contemplar este código simple de colores planos, uno no puede evitar acordarse de aquel mítico juego de mesa de los años 1980 llamado Simón.

Por 60 yuanes tendréis acceso a una visita turística de más de 500 metros de recorrido zigzagueante para crearos vuestra propia opinión. Y quizá, con suerte, podáis atisbar algún Kandinsky natural entre tanto mosaico polícromo, o hasta leer alguna de las inscripciones en tinta de las paredes, 70 historias, leyendas y poemas escritos durante la dinastía Tang, que ya nos indican que en aquella época era un destino turístico muy popular. Si no, siempre podréis disfrutar de los paisajes de Guilin, cuyas montañas y ríos se cuentan entre los más espectaculares del mundo por su belleza.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio