Publicidad

Hallada una nueva zona de subducción cerca de la península Ibérica

Hallada una nueva zona de subducción cerca de la península Ibérica
4 comentarios

Publicidad

Una nueva zona de subducción, formándose cerca de la costa del sur de Portugal, podría marcar el inicio de un ciclo que verá cerrarse el océano Atlántico con la unión de Europa y Norteamérica.

Recordemos que las zonas de subducción son áreas en las que una placa litosférica se hunde bajo otra capa en un límite convergente.

Publicada en Geology, la investigación liderada por un grupo de geólogos de la Universidad de Monash ha detectado la primera evidencia de que un margen pasivo en el océano Atlántico se está convirtiendo en activo.

El autor principal, Dr. João Duarte, de la Escuela de Geociencias dijo que el equipo cartografió el fondo oceánico y se encontró con que estaba empezando a romperse, lo que indica la actividad tectónica, aparentemente pasiva, en todo el margen suroeste de la placa Ibérica, hoy en día parte de la placa Euroasiática.

Lo que hemos detectado son los inicios de un margen activo, es como una zona de subducción embrionaria

Dijo el Dr. Duarte.

Una actividad sísmica significativa, incluyendo el terremoto de 1755 que devastó Lisboa, indica que puede haber movimiento tectónico convergente en la zona. Por primera vez, hemos sido capaces de proporcionar no sólo evidencias de que este es el caso, sino también un mecanismo de arrastre constante

La subducción incipiente en la zona ibérica podría señalar el comienzo de una nueva fase del ciclo de Wilson, donde los movimientos de placas separan supercontinentes como Pangea, abren los océanos, luego se estabilizan y, por último, forman nuevas zonas de subducción que cierran los océanos y van juntando de nuevo los continentes dispersos.

Esta ruptura y reformación de supercontinentes ha ocurrido al menos tres veces a lo largo de más de cuatro mil millones de años en la Tierra. Esta subducción atraerá gradualmente la península Ibérica hacia los Estados Unidos en aproximadamente 220 millones años.

Los resultados proporcionan una oportunidad única para observar como un margen pasivo se convierte en activo, un proceso que se tomará alrededor de 20 millones de años. Incluso en esta temprana fase, el sitio dará datos cruciales para refinar los modelos geodinámicos.

La comprensión de estos procesos sin duda proporcionará nuevos conocimientos sobre cómo las zonas de subducción se pueden haber iniciado en el pasado y cómo los océanos comienzan a cerrarse

Concluye el doctor Duarte.

Vía | Sciencedaily

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir