Compartir
Publicidad

Nos gusta más el café en función de las variantes genéticas que afectan nuestra sensibilidad a sustancias amargas

Nos gusta más el café en función de las variantes genéticas que afectan nuestra sensibilidad a sustancias amargas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestras preferencias por determinadas bebidas parecen estar influenciadas por nuestra sensibilidad a ciertas sustancias amargas: cafeína o quinina (un compuesto que se encuentra en el agua tónica). Las personas que tienen una mayor disposición genética para probar la amargura de la cafeína, por ejemplo, parecen ser los más aficionados al café.

Genes

La nueva investigación, publicada en Scientific Reports, se basa en dos conjuntos de datos: un estudio australiano de 1.757 gemelos que aisló los genes del receptor del gusto que influyen en nuestra percepción de sabores amargos, y datos de 438.870 participantes del UK Biobank, una iniciativa que recopiló información genética de más de 500.000 personas en Inglaterra, Escocia y Gales. A los participantes en la encuesta también se les hicieron preguntas sobre la cantidad de café, té y alcohol que bebían.

Cuando analizaron los datos, los investigadores descubrieron que las personas con variantes genéticas que les hacen saborear mejor la cafeína tienen un 20 por ciento más de probabilidad de convertirse en bebedores de café contumaces, lo que, según el estudio, significa beber más de cuatro tazas por día.

Y eso es algo sorprendente, porque nuestra capacidad de saborear la amargura evolucionó como un mecanismo de defensa, que nos advierte que escupamos sustancias que podrían ser tóxicas.

"Se esperaría que las personas que son particularmente sensibles al sabor amargo de la cafeína tomen menos café", dice Marilyn Cornelis, autora principal y profesora asistente de medicina preventiva en la Universidad Northwestern. Pero también en el trabajo está nuestra capacidad aprendida de asociar la amargura del café con "cosas buenas", como la estimulación.

Los investigadores también descubrieron que las personas con variantes genéticas que aumentan su sensibilidad a la quinina tienen un 4 por ciento más de probabilidad de beber más de cinco tazas de té en un día. Estos grupos también bebían menos café que el grupo sensible a la cafeína, mientras que los que bebían café bebían cantidades bajas de té. Las fuerzas en juego aquí no son del todo claras: es posible, por ejemplo, que los grandes bebedores de café no consuman mucho té porque están ocupados buscando su dosis de cafeína. Pero el coautor del estudio, Daniel Hwang, señala que el grupo sensible a la quinina podría ser más sensible al sabor amargo, lo que le inclinaría a preferir las bebidas como el té, que tiene un sabor amargo más sutil que el café. El grupo sensible al apoyo, de hecho, también era menos propenso a beber alcohol, especialmente vino tinto.

Imagen | jng104

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio