Compartir
Publicidad

Incluso para animales que consideramos simples, el sexo es placentero

Incluso para animales que consideramos simples, el sexo es placentero
2 Comentarios
Publicidad

Moscas genéticamente modificadas para eyacular automáticamente cuando están bajo la luz roja se han usado para averiguar cuán placentero es el sexo para estas criaturas simples.

Shir Zer-Krispil, de la Universidad Bar-Ilan en Israel, ha sido el líder de esta original investigación recientemente publicada.

Placer y sexo

Estudiar si el sexo produce placer en los animales parece una obviedad, pero no lo es tanto. El enfoque suele incendir en la mecánica del acto y sus beneficios evolutivos, mientras que las experiencias subjetivas son ignoradas por temor al antropomorfismo. De ahí la importancia de este nuevo estudio.

Los insectos machos tienen neuronas abdominales específicas que desencadenan la liberación de esperma. En el experimento, los machos manipulados genéticamente ingresaron a una cámara con luz roja, y sus abdómenes se curvaron y eyacularon. Y luego, lo hicieron de nuevo. Sucedió siete veces por minuto, hasta hasta tres minutos en total.

Las moscas tenían la opción de entrar a una parte no iluminada de su cámara, pero una vez que entraron en la zona donde había luz roja, tendían a quedarse allí porque disfrutaban de la experiencia.

A través de este experimento, y otros, el equipo ha demostrado que el sexo es una experiencia placentera para las moscas. Desencadena las mismas sustancias químicas que están vinculados a experiencias gratificantes en mamíferos. Crea asociaciones que hacen que otros estímulos ocurran al mismo tiempo, como un olor. Incluso sustituye a otras recompensas: las moscas macho que han eyaculado recientemente están menos atraídas por el alcohol.

Al final, a pesar de su sencillez, una mosca y un ser humano no parecen tan distintos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio