Publicidad

El origen de los perros americanos

El origen de los perros americanos
2 comentarios

Publicidad

Un tema que siempre me ha parecido interesante es el origen de las razas de perros, existen tantas en el mundo que ya uno se colapsa al pensar la procedencia de todas ellas. Pues bien, hoy me encontré con un estudio generalizado sobre las razas de perros americanas.

Siempre se pensó que la llegada de los europeos a las Américas supuso la extinción de las razas de perros indígenas, pero un nuevo y completo estudio genético ha encontrado que la población original de perros americanos ha permanecido conservada casi por completo.

Según el estudio, estas razas autóctonas sólo tienen un pequeño porcentaje de genes (30 por ciento) perteneciente a perros europeos. De hecho, las razas de perros americanos remontan su ascendencia a la antigua Asia.

Nuestros resultados confirman que las razas de perros actuales (americanas) poseen una parte importante de la cultura indígena de América, lo que subraya la importancia de preservar estas poblaciones

Dice Peter Savolainen, investigador en genética evolutiva en KTH Royal Institute of Technology de Estocolmo.

El grupo de investigación de Savolainen, comparó ADN mitocondrial de razas de perros asiáticos, europeos y americanos (incluyendo chihuahuas, perros sin pelo peruano y perros del Ártico), además de antiguas muestras arqueológicas de América.

Ellos fueron los que relacionaron los ancestros de los perros americanos con las razas procedentes de Asia Oriental, además de encontrar una relación directa entre los antiguos perros americanos y las razas modernas.

Fue especialmente emocionante encontrar que la raza mexicana, Chihuahua, compartía un tipo de ADN único con muestras precolombinas mexicanas. Esto proporciona una prueba concluyente de la ascendencia mexicana del Chihuahua

Según Savolainen, los datos también sugieren que el perro de Carolina o dingo americano, una población de perro silvestre de los EE.UU., puede tener un origen americano indígena.

El estudio ha sido posible gracias a la colaboración del KTH Royal Institute of Technology, la Universidad de Estocolmo, el Instituto Karolinska y la Universidad de Uppsala.

Vía | Royal Society

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir