Compartir
Publicidad
Publicidad

Partículas virtuales (II)

Partículas virtuales (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Como íbamos diciendo, las partículas virtuales se caracterizan principalmente en que pueden saltarse algunas leyes de la física.

El motivo es que, al ser partículas efímeras, sólo existen como parte de un proceso más amplio. En consecuencia, es imposible hacer una medición sobre ellas. Si se hiciera una medición sobre ellas, significa que sería una partícula externa al proceso, ya que ha sobrevivido lo suficiente para llegar al “detector”; y por lo tanto no sería virtual.

Como nos enseñó el gato de Schrödinger, aquellos objetos cuánticos sobre los que no podemos efectuar mediciones, existen en superposición de estados; es decir, su estado es una especie de mezcla de los estados base. Y en esta mezcla, las propiedades de la partícula se obtienen como una especie de promedio sobre los valores de cada estado base.

Dicho de otra forma, y esto que diré se lo debemos al genial Feynman, sólo tenemos acceso a conocer el estado de las partículas que entran a la interacción, y aquellas que salen. Pero no tenemos acceso a saber lo que ocurre entre ambos instantes. Y, por lo tanto, lo que debemos hacer es tener en cuenta todas las formas posibles en que se podría pasar del estado inicial al final.

Es la famosa integral sobre los caminos posibles que ya mencionamos en la serie sobre los diagramas. A la práctica, esto significa que debemos hacer un promedio sobre todas los posibles valores de las magnitudes físicas de la partícula.

Pero, al hacerlo, las relaciones que normalmente se cumplen entre las diferentes variables de la partícula no tiene porqué respetarse. Veamos un ejemplo muy chorra. Los pares de números (8, 3) y (6, 4) cumplen la propiedad que, multiplicando ambos miembros de un mismo par, siempre obtenemos el número 24.

Pero si hacemos la media de ambas cantidades, obtenemos el par (7, 3.5), es decir, 7 es la media de 8 y 6; mientras que 3.5 es el promedio de 3 y 4. Ahora bien, 7 · 3.5 = 24.5, que es diferente a 24. La relación entre estos números se ha perdido al hacer medias.

Pues en el caso de la integral sobre caminos ocurre algo similar. La relación que normalmente existe entre energía y momento deja de respetarse.

Foto | JabberWOrk

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio